El problema de la aversión sexual

Aversión al sexo

La aversión sexual es uno de los problemas más extremos que podemos enceontrar en lo relacionado con la sexualidad. Se trata, sin duda, de una forma extrema de transtorno sexual. Se trata, como podemos imaginar, del intenso, recurrente y persistente rechazo por cualquier tipo de contacto sexual. A cualquier nivel. Por lo tanto, implica evitar cualquier tipo de relación íntima con una persona. En algunos casos, el rechazo no se limita al contacto genital exclusivamente. También trasciende, por ejemplo, a cualquier tipo de caricia o contacto físico de otra naturaleza.

Ni que decir tiene que este tipo de trastorno provoca un importante malestar. Este malestar no se limita a la persona que lo sufre sino que suele etenderse al entorno de la misma. Por supuesto que, en el caso de tener pareja, esta se convierte en una de las personas más afectada por este tipo de problema de naturaleza sexual. Suele suponr un importante impedimento tanto a las relaciones interpresonales, en general, como a las de pareja, en particular.

Llevando al etremo este tipo de aversión sexual, podemos enceontrar casos en los que la persona afectada no solo no alcanzará ningún tipo de deseo sexual sino que, además, podría llegar a encontrar repugnate y repulsivo cualquier cuestión que pudiera estar relacionadad con el sexo.

En ocasiones, el origen de la aversión sexual está en traumas relacionados con el sexo. A todos se nos ocurren una lista interminable de barbaridades que han podido sufrir en algún momento de sus vidas las personas que atraviesan por este tipo de problemas. Lamentablemente, las posibilidades en este sentido son muchas. Y muchas son verdaderamente atroces.

Sin embargo, este tipo de problema, por extremo que parezca, también podría tener una solución. De hecho, en la mayoría de los casos, así es. Desde luego, lo primero que debe hacer una persona que encuentra síntomas que pudieran degenerar en este tipo de problema, es ponerse en manos de un especilista. Un diagnóstico claro que determine el origen del problema resulta fundamental para enceontrar la solución más adecuada a cada uno de los casos que se pudieran presentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *