La aportación del sexo a la vida

Aportación del sexo

La aportación del sexo a la vida de cualquier ser humano es, o debería ser, completamente fundamental. Lejos de tratarse de una cuestión menor, estamos ante una cuestión que ha de resultar vital para la mayoría de nosotros. Por supuesto que la forma de integrarse en nuestra vida no es idéntica para todos nosotros. Ni mucho menos. Al contrario, el sexo es una de las cuestiones relacionadas con el ser humano donde mayor diversidad se da. Y está muy bien que así sea. Lo que sí resulta claro es que, sea como fuere, la aportación del sexo a nuestra vida debe ser muy importante para nosotros.

El sexo, como no debemos olvidar, es pasión. Más allá de las necesidades que podamos tener al respecto, el instinto pasional de nuestra especie reside, en gran parte, en las posibilidades de relación que nos ofrece el sexo. Sin duda, la aportación que nos realiza en este sentido puede ser la diferencia entre reír y llorar. Entre sentir y no sentir. En definitiva, entre mantenernos vivos y no hacerlo.

Sin duda, el sexo y los juegos en torno a él nos aportan gratificaciones en forma de premios constantemente. La vida de cualquiera está llena de rutinas que no resultan especialmente atractivas, de sinsabores y de circunstancias que pueden llegar a ser realmente duras. Nuestra capacidad para solucionar estos aspectos de la vida con los que nos encontramos con frecuencia no siempre resulta la necesaria. Sin embargo a aportación que podemos recibir del sexo, si la gestionamos adecuadamente, sí que puede proporcionarnos energía suficientes para liberarnos de este tipo de presiones. Suena bien. ¿No es así?

No cabe duda de que el sexo nos ayuda a sobrellevar otros aspectos de la vida no tan gratificantes. Su aportación en este sentido es muy generosa. Tanto que, además, nos permite disfrutar de él a nuestra manera. No hay reglas. Solo las que nosotros dispongamos. Y, precisamente, esta es la mejor aportación que el sexo nos puede hacer. Nos permite que lo hagamos nuestro. También nos permite que lo hagamos único. Y, por supuesto, nos da la posibilidad de adaptarlo por completo a nuestras necesidades y a nuestras expectativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *