El caballero putero

El caballero putero

Un putero deb ser un perfecto caballero. El hecho de que queramos contratar los servicios sexuales que una prostituta nos oferta no nos autoriza para no respetar las básicas normas del decoro y la educación. Ni mucho menos. Más bien, sucede al contrario. Precisamente, por contratar unos servicios tan especiales, el comportamiento de un putero debe ser especialmente respetuoso para con la persona contratada.

Resultaría algo totalmente lamentable que el cliente se olvidase de que está tratando con una persona en el ejercicio de su profesión. Ni más ni menos. Con todo lo que eso significa. Mantener una relación cortés puede hacer que todo se vuelva mucho más agradable. Esto es así. Un putero se ha de mostrar com un perfecto caballero con las personas que se dedican a este noble oficio. El respeto y, por qué no, la admiración debe mostrarse de una manera tangible en cada instante del encuentro. Sí, a cada instante.

Mostrarse como un caballero supone que un putero debe intentar conseguir que la prostituta que le acompaña se sienta lo más cómoda posible. De eso no cabe duda. Ser amable, por supuesto, es el primer paso. Mostrarse cortés y atento es un buen complemente. Pero no es suficiente. También se ha de evitar molestarlas en todo lo posible. Especialmente en cuestiones que de antemano sabemos que pueden resultar molestas para ellas.

Comenzar a demostrar la caballerosidad es algo que debe suceder desde que se produce la llamada telefónica de contacto. Tenemos que tener claro que el objetivo de esta llamada no es otro que contactar para acordar los detalles del servicio. Acordar el lugar, el tiempo y los servicios que se llevarán a cabo. En ningún caso debemos tratar esta llamada como si fuera una línea erótica.

Otra de las formas que tiene un putero de demostrar que es un caballero es no tratar de negociar el precio. Hemos de entender que una profesional cobra la tarifa que considera más adecuada para el servicio que ofrece y nosotros somos libres de aceptarlas o no. Por lo tanto, tratar de regatear el precio es algo que está totalmente fuera de lugar. Por lo tanto, este tipo de conducta no la debemos llevar a cabo bajo ningún concepto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.