El orgasmo precoz en la mujer

Orgasmo precoz

¿Existe el orgasmo precoz en la mujer? Se ha hablado mucho, y más que se hablará, sobre la eyaculación precoz en el varón. Sin embargo, la mayoría de las personas no sabemos si existe un equivalente en la mujer. Es decir, desconocemos si existe el orgasmo precoz en la mujer. Vamos a tratar sobre ello.

En general, los problemas que tienen relación con el orgasmo en las mujeres suelen ser los relacionadso con la ausencia de orgasmo o las dificultades que se tienen para alcanzarlo. Esto suele ser así. Sin embargo, aunque resulta un problema que se da con una menor frecuencia, también existen el problema del orgasmo precoz en algunas mujeres. Como en el caso de los varones que sufren eyaculación precoz, se trata de un problema que se manifiesta por alcanzar excesivamente pronto el orgasmo en una relación sexual. Así es.

El problema de alcanzar rápidamente el orgasmo viene dado por el hecho de que para muchas mujeres, al llegar al orgasmo pierden la situación de deseo que les provocaba la situación sexual. De esta manera, pierden el interés en continuar con el encuentro sexual. En situaciones así, las relaciones sexuales pueden ser extremadamente cortas. El orgasmo precoz, por lo tanto, es un auténtico problema.

Una vez que se alcanza el orgasmo, el organismo puede tardar algún tiempo en alcanzar una completa recuperación de toda la tensión que se ha venido acumulando. Por este motivo, muchas mujeres, una vez alcanzado, se sienten completamente saciadas y, por lo tanto, no tienen necesidad ni deseo de continuar con la estimulación genital. De hecho, en los casos de orgasmo precoz, puede, incluso resultar molesta.

Hemos de saber, en cualquier caso, que no existe una duración óptima para alcanzar el orgasmo. Ni mucho menos. Se trata de llegar a él en el tiempo que nos produzca satisfacción. Tanto a nivel sexual como en cualquier otro sentido. EL sexo es para eso. Para sentir y hacer senitr placer. De hecho, como en todo lo relacionado con el sexo, cada persona es única y debe buscar sus propios tiempos. También sus propias pausas. Que en nada tienen por qué tener que ver con los de los demás. Pueden ser diferentes, incluso, de las propias en diferentes situaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.