Más formas de llamar al pene

Más pene

En nuestra entrada de ayer hablamos del pene. Pero no de cualqueir cosa relacionada con el pene. No, señor. Y es que, hablamos de una característica del pene que solo es propia en nuestra lengua. En nuestro idioma. Ya se sabe, el español es un gran idioma. Y eso se nota, sobre todo, en estos pequeños detalles. Bien, como decíamos, ayer hablamos sobre el pene. Sobre la cantidad de sinónimos que nuestro idioma tiene para referirse a él. Y, como no podía ser de otra manera, la entrada se convirtió en un auténtico éxito.

El caso es que, ante el éxito obtenido, y porque nos gusta reincidir, hoy volvemos a la carga. Y volvemos a la carga con otra enorme colección de palabras que utilizamos en castellano para referirnos al pene. Como no podía ser de otra manera, desde aquí, retamos a cualquier hablante de otra lengua a que revise si en su idioma existe un número de palabras tan grande para referirse al miembro viril masculino.

  • Pancho (se utiliza solamente en México)
  • Pipilín (en Perú se utiliza en el lenguaje infantil)
  • Güeva
  • El chostomo
  • El sobaz
  • Chimbo
  • Nardo
  • Camote (utilizado sobre todo en México)
  • Chola (en algunas regiones de México)
  • Pirinola (en determinadas regiones de México)
  • Pirindola
  • Paja (solo se utiliza en Chile. En España se sinónimo de masturbación)
  • Guazamayeta (se utiliza en la costa atlántica de Colombia)
  • Potranca: (en Colombia se utiliza cuando es muy grande)
  • Mondá (se utiliza únicamente en Colombia)
  • Pollón (cuando las dimensiones son sconsiderables)
  • Rabo
  • Cipote
  • La minga
  • Nardo
  • Carajo (utilizado especialmente en Galicia y en algunos lugares de Sudamérica)
  • Cola
  • Pito
  • Churro
  • El pimiento (en Chile)
  • Tilín (en Aguascalientes, región de México)
  • Tiliche (en algunas regiones de México)
  • Pichula (en Argentina)
  • Verga
  • Vergón (cuando se trata de un pene de tamaño importante)
  • Pijota
  • Pijaza (cuando estamos ante un miembro de dimensiones colosales)
  • Chotazo (en Uruguay, cuando se trata de un pene enorme)
  • Pindonga
  • Porongón

Como ya advertíamos ayer, el idioma sigue creciendo cada día. Es posible que, a día de hoy, exista alguna otra forma de llamar al pene y que se nos haya pasado. Lo que sí es seguro es que, con el tiempo, naceran otras nuevas denominaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.