El látigo en el sexo

Látigo

El uso del látigo en las relaciones sexuales es relativamente frecuente. Al menos para algunas personas. Son muchas las parejas que quieren evitar a toda costa la rutina. De forma especial, las parejas que lelvan mucho tiempo juntas. Y una forma de hacerlo es practicando juegos diferentes. La novedad suele producir un curioso efecto de excitación sexual. Por supuesto que la práctica del BSDM es una manera muy recurrente para huir de la temida rutina. Y el látigo es un elemento que le sienta muy bien a este tipo de prácticas.

La práctica de juegos en los que los roles de los participantes sean claramente diferenciados son una buena manera de iniciarse en el BSDM. Uno de los dos participantes ocupará el rol de dominante y el otro el de sumiso. Es una buena manera de escapar de la rutina. Sin duda, una excelente forma de experimentar.

Podemos creer, al menos a simple vista, que el uso del látigo resulta sencillo. Sin embargo no es así. Se trata de una herramienta que, mal utilizada, puede provocar un intensísimo dolor. Cuando se habla de un juego sexual, especialmetne a nivel de iniciación, la intensidad será muy baja. Es cierto que también podemos hacer usos más intensos. Sin embargo, esto está recomendado para parjeas expertas en el mudo del BSDM y con las cosas muy claras al respecto.

Antes de comenzar el juego hemos de establecer una palabra clave de seguridad. Con ella designaremosla forma de poner fin al juego de forma abrupta si por el motivo que sea nos viéramos obligados a parar. Bien fuese por algun tipo de circunstancia excepcional o, simplemente, porque no nos encontrásemos a gusto con medio de la práctica.

Este tipo de práctica es conveniente que se realicen en un ambiente íntimo donde ambas personas se sieentan cómodamente. Una buena manera de introducir el látigo es con un uso moderado como un elemento más de placer. Puede realizar determinadas caricias de una forma suave.

Para una segunda parte del juego puede utilizarse el mango del látigo. La estimulación de las zonas más erógenas con él puede ser una buena idea. Lo ideal es encontrar el punto perfecto en el que el dolor inflingido con él suponga un estímuo erótico y no produzca la sensación inversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.