La atrofia vaginal

La atrofia vaginal

La atrofia vaginal es una situación que pueden sufrir algunas mujeres. Aunque no sea algo especialmente conocido, sí que podemos decir que es realtivamente frecuente. En general, suele estar relacionado con la llegada de la menopausia. Es facilmente reconocible por el dolor que la persona afectada suele sufrir durante la práctica de relaciones sexuales. Cuando esto sucede, a menudo, la persona que lo sufre suele renunciar al sexo. En realidad, a atrofia vaginal suele ser la consecuencia de la resequedad de la vagina que se produce con los cambions en el estrógeno propios de la menopausia. Estos episodios  uelen vener acompañados de infecciones vaginales.

La atrofia vaginal, además del dolor durante el acto sexual y de las infecciones urinarias, suele provocar dolor al miccionar y un picor intenso en la zona afectada. Esto no hace más que redundar en el malestar sufrido lo que suele agravar la situación de la mujer que lo padece. El cúmulo de estas situaciones molestas suele reafirmar a la mujer en el cese de sus actividades sexuales.

Sin embargo, lejos de mejorar esta situación, dejar de mantener relaciones sexuales la empeora sensiblemente. En realidad, sucede al contrario. La atrofia vaginal mejora sensiblemente con la práctica regular de relaciones sexuales. Sin embargo, sí es preciso mantener unos cuidados especiales que, quizás, antes de aparecer, no hubiesen sido necesarios. Ahora sí.

El uso de cremas hidratantes en la zona ayuda significativamente a paliar las molestias que causa la atrofia vaginal. De hecho, la hidratación no solo limita las molestias sino que, además,  favorece la recuperación. El uso de lubricantes durante el acto sexual está absolutamente recomendado. Los lubricantes provocan una relación sexual más cómoda y que hace que desaparezca la resequedad que provoca la molestia. Por otro lado, la práctica regualr del sexo evita que se produzca un estrechamiento en la vagina que pudiera agravar el problema. Así de sencillo.

Son muchas las mujeres en el mundo que han tomado la decisión equivocada de dejar de practicar sexo cuando aparece la atrofia vaginal cuando, en realidad, eso no hace más que aumentar el problema. En realdiad, la solución adecuado pasa por la práctica del sexo de forma regular, eso sí, con la aplicación de unos cuidados especiales. Tan facil como eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.