La enfermedad venérea en la Primera Guerra Mundial

Enfermedad venérea

El contagio de una enfermedad venérea siempre ha sido un problema. En algunas épocas, si la que contagiaba era una mujer, las consecuencias podrían ser absolutamente dramáticas. En 1918, el último año de la Primera Guerra Mundial, se condenaron a más de 100 mujeres por infectar una enfermedad venérea a un miembro de las fuerzas armadas en Inglaterra. Estas condenas estaban amparadas por el controvertido Reglamento 40D de la Ley de Defensa del Reino. La joven Lucy Adams de Wakefield fue una de esas mujeres. Fue arrestada después de un breve asunto con un soldado desconocido y se enfrentó a un juicio público. Durante el juicio, tuvo que escuchar que los médicos  contaran los detalles de su enfermedad a una sala de tribunal compuesta exclusivamente por hombres. Por supuesto, el magistrado la sentención. La declararon culpable. Sufrió una condena de seis meses de prisión con trabajos forzados.

Adams, que estaba casada en ese momento, protestó, alegando que no sabía que estaba sufriendo la enfermedad venérea. Según lo informado por Wakefield Express el 7 de septiembre de 1918, el magistrado le dijo en los comentarios de la sentencia que cuando terminara su mandato, esperaba que ella se convirtiera en una ciudadana adecuada, destacando su fracaso no solo como esposa, sino también como ciudadana. Increíble.

La Primera Guerra Mundial a menudo se observa como un catalizador para los derechos de las mujeres. Y es cierto que, en el resto de Europa, comenzaron a obtener un mejor acceso al mercado laboral. Después vino el derecho al voto. Sin embargo, cundió el miedo a la prostitución y la promiscuidad femenina. Ante la posibilidad de contagio de enfermedades venéreas. Esta situación alcanzó su punto máximo durante la guerra. La Oficina de Guerra del Reino Unido intentó controlar la vida de las mujeres de varias maneras. Restringir el consumo de alcohol, por ejemplo. O imponer toques de queda en algunas áreas. Llegaron a prohibir el acceso a las mujeres sospechosas de prostitución a las proximidades de las bases militares.

El Reglamento 40D solo estuvo en vigor por un corto período de tiempo. Desde marzo de 1918 hasta noviembre de 1918. Sin embargo, fue significativo y muy controvertido. Los encuentros sexuales entre mujeres demasiado jóvenes y soldados locales que podrían haber sido considerados indeseables antes del conflicto, fueron efectivamente criminalizados durante la guerra en nombre de la seguridad nacional. Los archivos de la Oficina de Guerra y de la Oficina Central muestran que la 40D fue aprobada bajo la presión de los gobiernos canadienses y de otros dominios. Demostraba la preocupación por el aumento de las tasas de contagio de enfermedades venéreas. Por el problema que esto suponía para la seguridad de sus tropas. Cosas de la Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.