La sexualidad y sus clasificaciones

Sexualidad y opciones

El mundo de la sexualidad parecía estar bastante claro hace un tiempo. Ya fuese a través de la ilusión, la construcción o el prejuicio religioso, las orientaciones sexuales anunciadas por la sociedad se definieron fácil y claramente. Aquellos que se sintieron atraídos y tuvieron relaciones sexuales con personas del sexo opuesto se consideraron heterosexuales. Se llamó homosexuales, gays o lesbianas  a quienes se sintieron atraídos y tuvieron relaciones sexuales con personas del mismo sexo. Se asumió la orientación de una persona basándose en el sexo aparente y de su pareja sexual. Parecía que en sexualidad, todo estaba bastante claro.A medida que pasaba el tiempo, las aguas se enturbiaron un poco al reconocer la bisexualidad. Es decir, aquella capacidad de sentirse atraída y tener relaciones sexuales con personas de género masculino o femenino. Inicialmente, en la imaginación popular, los bisexuales eran vistos como inmaduros o confundidos. Se les consideraba homosexuales cerrados o curiosos. Parece que, con el tiempo, nos convencimos de la bisexualidad. Se comenzó a avanzar hacia la aceptación de que se trataba de una verdadera orientación sexual. Como lesbianas, gays y heterosexuales.

Más tarde aún, hicimos un lugar para el amor en todo esto. Se reconoció que lo que todavía se llama orientación sexual no se trata solo del sexo. También del apego emocional estaba presente. Tener una orientación homosexual, entonces, llegó a significar sentirse atraído sexual y emocionalmente hacia personas del mismo sexo o género asignado o percibido. Aunque esta conciencia ha salido a la luz, el aspecto emocional de las relaciones no heteronormativas todavía se minimiza.

Pero entonces, las cosas se volvieron muy confusas. Al estudiar la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres . Estos son hombres que se identifican como heterosexuales pero en secreto tienen relaciones sexuales con otros hombres. Cuando los encuentros sexuales no estaban protegidos, se observaron tasas más altas de infección por VIH en mujeres.

Dado que los hombres percibidos como heterosexuales teniendo relaciones sexuales con otros hombres son incongruentes con la heterosexualidad, se suele suponer que estos hombres son homosexuales, ya sea en la negación o en el armario. También pueden percibirse como que tienen vidas sexuales compartimentadas para lidiar con la disonancia de tener relaciones con personas del mismo sexo mientras se identifican como heterosexuales.

Definitivamente, la sexualidad no puede limitarse. Por muchos nombres que nos inventemos para clasificar las opciones sexuales, siempre apareceran otras nuevas. Lo de las clasificaciones excluyentes, no cabe en el sexo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.