¿Sabemos qué es la sexualidad?

La sexualidad

¿Qué es la sexualidad? Esa es una gran pregunta que merece una gran respuesta. Comencemos por viajar en el tiempo a la escuela de secundaria y buscarlo en el viejo diccionario. Independientemente de dónde busquemos, seguro que encontramos definiciones del tipo «la capacidad de tener sentimientos sexuales», «la orientación o inclinación sexual de alguien», «acciones sexuales» o «el estado de ser sexual». En torno a estas ideas y a otras similares se vertebra el concepto de sexualidad que, tradicionalmente, tenemos.
El caso es que, como podemos ver, hay muchas maneras de describir lo que realmente significa la sexualidad. Eso sí que parece claro. Como vemos, no se trata solo actividad sexual. Tampoco se trata, únicamente, de ser gay, heterosexual, bisexual, queer o tener cualquier otro tipo de  preferencia sexual. 

La sexualidad va sobre quiénes somos desde una perspectiva sexual. Y eso es algo mucho más anmplio. Se trata de saber quiénes somos en nuestro comportamiento. En nuestros deseos. Se trata de quiénes somos en nuestras emociones. En nuestras expresiones. Se trata de quiénes somos en nuestras relaciones. En realidad, se trata de saber  quiénes son nuestras diferentes personas sexuales que nos componen completaamente.

Lo primero que debemos saber es que no existe algo normal y algo que no lo es en el mundo de la sexualidad. Cualquier opción, por extraña que nos pudiera parecer, por el hecho de existir, ya es normal. En tanto en cuanto representa a alguien.  Y eso es suficiente. Hay muchos factores únicos e interesantes que contribuyen a configurar la identidad sexual de cada persona. El hecho de ser minoritario no implica falta de normalidad, ni mucho menos.

En posibilidades sexuales las opciones son infinitas. En lo que se refiere a la sexualidad, no hay nada que nos pueda limitar. Opciones puede haber tantas como individuos haya. La integración social de estas opciones hablará en un sentido u en otro de la sociedad que las contiene. La normalización e integración de todas las opciones hablará de una sociedad avanzada. Por el contrario, el rechazo social ante la opción sexual que nos resulta desconocida pondrá de manifiesto una sociedad enferma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.