De vulvas y vaginas

vaginas-y-vulvas

Hablar de vulvas y vaginas es una cosa que nunca está de más. Especialmente si tenemos en cuenta que son muchas las dudas que nos asaltan al respecto. Todos hemos hablado de ellas pero desconocemos muchas cosas. Es más, la mayoría de nosotros no tenemos nada claras algunas cosas relacionadas con las vulvas y las vaginas. Así que vamos a intentar contestar las preguntas más comunes relacionadas con ellas.

La primera de todas está bastante clara. ¿Sabemos realmente la diferencia que existe entre vulva y vagina? Pues en muchos casos no es así. La vulva es todo lo que se ve por fuera del aparato genital femenino. Es todo aquello que, sin tocar, podemos alcanzar con la vista. En definitiva, las vulvas están formadas por los labios mayores y menores, el capuchón del clítoris, la uretra, concretamente su orificio, y la entrada de la vagina. ¿Está claro?

La vagina, en cambio, es un conducto formado por paredes fibromusculares que, cuando están en reposo, se muestran pegadas. Es precisamente por ello por lo que si queremos observar cómo es por dentro hemos de separarlas. La exploración se puede realizar introduciendo un dedo. De esta manera podremos tocar sus paredes. Al tratarse de un conducto elastico, esta se irá adaptando a nuestro paso. Está formada por unas partes con mayor rugosidad y otras más suaves.

Otra de las dudas relacionadas con las vulvas y las vaginas tienen que ver con los labios genitales.  Y es que, a menudo, no se sabe cómo han de ser unos labios genitales normales. Bien, no existen labios genitales normales ni anormales. Cada mujer los tiene como los tiene y punto. Y asi debe ser. El tamaño, forma o proporción no indica absolutamente nada sobre ellos. De la misma manera que no existen dos personas iguales,, no existen dos labios genitales iguales. La normalidad es absoluta sean como sean.

Cuando hablamos de la vagina, lo hacemos de una pared musculosa con una extraordiinaria elasticidad. De la misma manera que es capaz de ensancharse es capaz de contrerse. De esta manera, la vagina se dilata cuando es necesario porque sea preciso introducir o expulsar algo de ella y se contrae cuando ya no es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.