El dimorfismo sexual

Dimorfismo sexual

¿Sabes lo que es el dimorfismo sexual? ¿Has oído hablar de él? Resulta que son muchos los animales que presentan diferencias notables entre el sexo masculino y el femino. Los machos son diferentes de las hembras. Tanto en su tamaño como en su apariencia. A este fenómeno que se da en un gran número de especies animales se le conoce como dimorfismo sexual.

Los expertos en estos asuntos suelen aformar que el dimorfismo sexual está profundamente relacionado con la selección sexual. Se trata de un fenómeno que, una vez más, se repite en un buen número de especies animales. Los fines de semana por la noche, las discotecas están llenas de hombres que participan de este fenómeno. No es más que la competencia que se da entre diferentes individos del mismo sexo para conseguir aparearse con eun ejemplar del otro sexo. Seguro que te suena, ¿verdad?

Los ciervos, por ejemplo, presentan unas astas mucho más grandes y prominentes en sus ejemplares macho. Las hembras, por elo ceontrario, presentan una cornamenta más pequeña. Es algo que se da en algunas especies animales. En estos casos, el macho suele presentar un tamaño mucho mayor que el de la hembra. En algunos mamíferos, cuando el dimorfismo sexual es muy pronunciado, suelen darse sistemas de apareamiento que favorecen la poligamia. Circunstancia esta que, como todos sabemos, tanbién se reproduce en algunos humanos.

Sin embargo, en algunos animales como determinados insecos y peces, son las hembras las que presentan un tamaño mayor que el macho. Es posible que la producción de óvulos para la reproducción justifique esta circunstancia. A mayor necesidad de nutrientes, mayor tamaño. De hecho, las hembras que presentan un tamaño mayor son capaces de producir un mayor número de huevos.

En algunos casos, el dimorfismo sexual es muy pronunciado en favor de las hembras. En estos casos, las hembras presentan un tamaño muy superior al de los machos. Las diferencias llegan a ser tan exageradas que los machos terminan por convertirse en parásitos que dependen de las hembras para casi todo. Sin duda, esta circunstancia también se dan en algunas poblaciones humanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *