La risa y el orgasmo

La risa y el orgasmo

La risa aparece después del orgasmo en algunas personas. ¿Te sucede a ti? Efectivamente, hay personas que, después de alcanzar el orgasmo no pueden evitar ponerse a reir. En realidad, no se trata de la única variante de esta modalidad. Algunas personas se ríen antes del orgasmo y otras durante el propio orgasmo. Cosa que, cuando ves de cerca, nunca sabes muy bien como tomarte.

Son muchas las reacciones que se pueden dar después de que se produzca un orgasmo. Todos hemos visto, aunque sea en el cine, como hay gente a la que el orgasmo les provoca enormes gritos. Otros guardan absoluto silencio. Incluso hay personas que se emocionan de tal manera que rompen a llorar. Reacciones diferentes hay tantas como personas.

Aunque pueda resultarnos algo extaño, tener este tipo de reacciones, que nos parecen extremas, no es algo que debamos considerar anormal. Ni mucho menos. Hemos de tener en cuenta que el orgasmo no solo viene de una importante física. Se trata, además de una intensa descarga emocional. Cuando sucede, todos nuestros sentidos se revolucionan. Reacciones como la risa o el llanto, por lo tanto, no deben parecernos extrañas en este contexto.

El sexo, concretamente el orgasmo, es un estupendo catalizador de emociones. La risa y el llanto, lejos de ser términos antagónicos, son reacciones complementarias. En realidad, forman parte de una misma realidad.  El orgasmo nos permite una descarga emocional tan intensa que, en muchas ocasiones, precisa de otras herramientas que nos ayuden a evacualar nuestras sensaciones por completos. En este sentido, el papel que juegan la risa o el llanto se vuelven fundamentales.

Tampoco debemos olvidar que el encuentro sexual nos expone a un estado de hipersensibilidad emocional. Al menos, en ocasiones, así sucede. El orgasmo es el punto más alto de esta sucesión de tensiones que deriban en la exaltación de las emociones. Y ambos elmentos, la risa y el llanto, formando parte de una misma continuidad espaciotemporal nos permiten dar una salida al cúulo de emociones que se nos agolpan. Reir o llorar, o ambas cosas, después de un orgasmo no es más que una consecuencia lógica de esta intensidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.