La sexualidad durante el embarazo

Sexualidad en el embarazo

La sexualidad durante el embarazo, como no puede ser de otra manera, cambia. Es inevitable que así sea. El embarazo, en sí mismo, es un proceso de cambio permanente. No debemos olvidar que la sexualidad es  algo diferente para cada persona. Por lo tanto, no se pueden establecer reglas absolutas. Sin embargo, si es posible hacer pequeñas aproximaciones a las situaciones más comunes a través de algunas generalizaciones. La sexualidad durante el embarazo cambia pero no tiene por qué hacerlo de la misma manera a todas las mujeres. Ni mucho menos.

A lo largo de los primeros tres meses de embarazo es común que algunas mujeres presenten determinadas molestias. La sexualidad es una de ellas. Aparecen las primeras náuseas. También los vómitos y el cansancio. Como consecuencia, parece lógico que se reduzca significativamente el deseo sexual. Si le añadimos los primeros cambios hormonales, el resultado suele ser de completo desinterés por el sexo.

Durante el segundo trimestre  de embarazo suelen desaparecer las náuseas y los vómitos. El nivel de cansncio también suele hacerse menor. A lo mejor es solo que la mujer embarazada se adapta, después de tres meses de sufrirlo. El caso es que la sensación de agotamiento permanente desaparece. Los genitales se vasvularizan más. De esta manera aparece una mayor facilidad para lubricar. La consecuencia suele ser que el deseo sexual crece de una forma significativa. Incluso por encima de los niveles precios al embarazo. La sensibilidad en este periodo se hace máxima. A todos los niveles.

El tercer trimestre del embarazo conlleva un aumento significativo de peso. El feto comienza a moverse dentre de la madre provocando un buen número de incomodidades y molestias. Cada vez es más dificil conciliar el sueño. Las posturas en la cama son cada vez más complicadas. Hasta caminar se empieza a hacer algo muy dificil de llevar a cabo. El deseo sexual desaparece casi por completo en esta fase. Como, después de lo descrito, parece lógico que suceda. Lo habitual es que la libido de la mujer, en este perido, ande por los suelos y sus ganas de practicar relaciones sexuales sean completamente nulas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.