Las hormonas del sexo

Las hormonas sexuales

A veces las hormonas invaden nuestro cuerpo y nuestra mente. El sexo, el amor y todos los tipos de relaciones que surgen  a partir de ellosde estos están impulsados ellas.  Sinceramente, resulta un tema fascinante. Ya lo dijeron antes: «el amor es física y química». El sexo, no cabe duda, también. Y las máximas responsables son las hormonas.

El responsable del amor es una hormona que responde al nombre de dopamina. Es la responsable de lo que se conoce como amor romántico. Se trata de la primera fase del enamoramiento. Gracias a ella se incrementa la atención en la persona amado. También es la responsable de que enfoquemos de forma obsesiva la atención por él. Además, nos dirige el comportamiento hasta conseguir nuestra meta.

Pero no todo acaba ahí. La dopamina hace que se incremente nuestra energía, incluso yegando a provocar hiperactividad. Este tipo de hormonas también hace que descienda la necesidad que tenemos del sueño y nos baja el apetito. Los temblores y respiraciones alteradas en presencia de la persona amado, también es responsabilidad de ella.

Comunmente, asociamos a la dopamina con el sistema del cerebro que nos provoca placer. Actúa provocando sensaciones positivas a modo de refuerzo que, generalmente, nos causan la motivación necesaria para realizar según qué actividades. En general, la dopamina se libera cuando realizamos algún tipo de actividad gratificante. El sexo, por supuesto, está entre ellas. Pero tambie´n otra scosas como comer o realizar ejercicio físico.

El deseo sexual proviene de otra de las hormonas más conocidas. Se llama testosterona. Cuando hablamos de ella lo estamos haciendo de la hormona masculina por excelencia. Sin embargo, también tiene presencia en las muejres. Se encarga de regular los asuntos relacionados con el humor o el apetito sexual.

Cada persona puede tener un nivel de testosterona diferente. De hecho, la cantidad de estas hormonas que somos capaces de producir responde a cuestiones genéticas. Por eso es tan difícil encontrar a alguien con, exactamente, el mismo ritmo sexual que nosotros.

Otra de las hormonas más conocidas por todos es la oxitocina. En este caso, es la mujer la que la segrega. Lo hace, de una forma especial durante las relaciones sexuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.