Las relaciones personales y el sexo

Relaciones personaels y sexo

Las relaciones personales y el sexo, por supuesto, están íntimamente vinculadas. Sabemos que el sexo sin ningún compomente afectivo puede llegar a ser una experiencia muy gratificante. Sin ninguna duda. Sin embargo, es común oir que la experiencia es mucho más intensa si actúa sobre el encuentro sexual una relación afectiva intensa. Lo primero que tenemos que aclarar es que el sexo desprovisto por completo de componentes afectivos es prácticamente imposible que se dé entre personas. Hemos de tener claro que un encuentro sexual, aunque sea con una persona totalmente desconocida, requiere un mínimo de empatía entre las partes.

En cualquier caso, el asunto que nos ocupa hoy no es el sexo sin afecto. O con dosis mínimas de afecto. Hoy nos pondremos a tratar la otra cara de la misma moneda. ¿Las relaciones personales son mejores cuando está presente el sexo? O dicho de otra manera: ¿el sexo mejora nuestras relaciones con otras personas? Trataremos de profundizar en la relación que existe entre el sexo y el fortalecimiento de las relaciones personales.

Parece que el sexo, al menos, es capaz de procurar relaciones personales más estables. Prece que se trata, únicamente, de una cuestión química. La oxitocina es una hormona que nuestro cerebro se encarga de producir cuando se produce una situación de excitación sexual y durante el orgasmo. Parece que la producción de esta hormona es un importante estímulo para el contacto entre las dos partes de una pareja. Gracias a la oxitocina generada a través de las relaciones sexuales se potencia la relación sentimental. De esta manera, aumenta el atractivo que se siente por la otra parte de la pareja y fortalece los vínculos de la relación.

En la línea del párrafo anterior, parece lógico que la oxitocina sea conocida como la hormona del amor y del apego. Que esta hormona es una importante  fortalecedora de relaciones personales queda claro cuando sabemos que también aparece en el parto y la lactancia para fortalecer los vínculos entre madre e hijo. Esa circunstancia resulta totalmente clarificante de la importancia de la oxitocina en el fortalecimiento de los vínculos afectivos, independientemente del sexo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.