La educación sexual

Educación sexual

Cuando hablamos de educación sexual estamos haciendo referencia a todas aquellas actividades relacionadas con la enseñanza, difusión y divulgación de la sexualidad humana. Dentro de ella podemos incluir todas aquellas cuestiones relacionadas de alguna manera. Desde las edades de desarrollo sexual hasta los aparatos reproductores masculino y femenino. Desde la orientación sexual hasta las relaciones sexuales propiamente dichas. El uso de anticonceptivos, la planificación familiar, el sexo seguro y la reproducción, por citar algunos ejemplos como son algunos de los aspectos relacionados con la sexualidad humana que debieron ser incluidos en una adecuada educación sexual. Son muchas las cuestiones.

La educación sexual es una práctica pedagógica que tiene, lógicamente, como principal contenido todo lo relacionado con la sexualidad del individuo. Es especialmente útil e interesante definir la sexualidad humana basándonos en una perspectiva científica. Los puntos de vista basados en aspectos genéticos, hormonales o fisiológicos ofrecen una visión más global sobre el asunto que nos ocupa. Sin embargo, esta no debe ser la única perspectiva a la que hagamos frente. Ni mucho menos.

Dado que la sexualidad humana es un fenómeno heterogéneo y complejo debemos enfocarlo desde puntos de vista heterogéneos y complejos. La educación sexual debe tener en cuenta este punto. Como todos sabemos el comportamiento sexual humano suele ir dirigido a la satisfacción de apetitos sexuales. O protegerme hacer a través del sexo es una necesidad relacionado íntimamente con el ser humano. En este apartad, o no debemos hacer exclusión alguna ni en cuestión de edades ni de ninguna otra diferenciación. Resulta fundamental. Sin ninguna duda.

Resulta fundamental que la transmisión del conocimiento relacionado con la educación sexual se haga a través de la diversidad entre los diferentes seres humanos. Absolutamente imprescindible. Son muchos y diversos los modos que se puede organizar la vida social de las personas en materia de sexualidad. De eso no cabe duda. A estas alturas todos deberíamos saberlo. La cantidad de roles diferentes que se puede establecer entre hombres y mujeres deben ser tenidas en cuenta a la hora de proceder a implantar los métodos que la sociedad demande para la pedagogía de la sexualidad.

La naturalidad en las diferentes formas de sexualidad, la salud y el respeto hacia cualquier tipo de tendencia tienen que estar en todo momento presentes. En cualquier modelo de educación sexual que se lleve a cabo. No debemos olvidarlo en ningún momento. La diversidad es fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *