El cine erótico francés

Cine erótico francés

El cine erótico francés, sin duda, es uno de los mejores que existen en este género a nivel mundial. La sensualidad que invade a este país es clara y notoria en casi cualquier ámbito de la vida. Sus ciudades parecen estar diseñadas para gozar del sexo. Su idioma es una invitación a la sexualidad. Y su cultura es una delicia para todo lo relacionado con el sexo. Sin duda, su cine erótico alcanza este excelente nivel como consecuencia de todo ello. Vamos a hacer un pequeño recorrido por las mejores películas eróticas del cine francés.

La vida de Adele es una de las joyas del cien erórico francés. Esta película, del año 2013, está basada en una novela de Julie Maroh. En ella se cuenta la historia de una joven que busca entender su sexualidad al no sentirse identificada con los adolescentes de su edad. Para muchos, se trata de la mejor película erótica francesa.

Enmanuel, sin duda, es un auténtico clásico del cine erótico francés y mundial. Fue estrenada en 1974 y dirigida por Just Jaeckin. Su protagonista fue la fantástica Sylvia Kristel. En film cuenta cómo una joven recién casada es iniciada en diferentes prácticas sexuales por su propio esposo. Poco a poco, se va adentrando en un buen número de experiencias sexuales de lo más variadas y excitantes.

Lunas de hiel es una cinta de 1992. En ella Hught Grant y Kristin Scott-Thomas celebran su aniversario de bodas en un crucero. Allí conocen a una pareja extraña. El marido, minusválido, le propone que seduzca a su mujer. El recorrido sexual de la cinta es realmente sorprendente.

Joven y bonita, del año 2013, dirigida por François Ozon cuenta cómo, Mrine Vacth, una joven de 17 años, llega a convertirse en una prostituta de lujo. Se trata de un verdadero viaje de autodescrubimiento de la sexualidad.

La lista es realmente interminable. Aquí, simplemente, hemos querido apuntar algunas de las que, a nuestro juicio resultan las mejores. Sin embargo, como sucede en este tipo de listas sí son todas las que están pero no están todas las que son. Nos faltaría mucho espacio si quisiéramos incluir todas las que merecen ser citadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *