Prácticas sexuales del pasado

El sexo en el pasado
El pasado puede esconder historias realmente sorprendentes. No cabe duda de que el sexo y el placer han guardado una relación íntima con el desarrollo de la humanidad a lo largo de su historia. Todos lo sabemos. El sexo, a lo largo de la Historia, ha servido como una forma sencilla placentera te entregaste a los más mundanos placeres. Si hay algo que ha permanecido invariable en la historia de la humanidad eso es el sexo. Al menos en lo esencial.

Sin embargo, en el pasado se realizaron algunas prácticas que la sociedad actual no vería con buenos ojos. Son muchos los relatos relacionados con cuestiones sexuales que las diferentes civilizaciones han ido dejando para la posteridad. Algunas, a día de hoy, nos pueden parecer realmente extrañas. Sin embargo, en algún momento de nuestra Historia tuvieron una importante presencia social.
Una de las cuestiones relacionadas con el sexo más sorprendente de las que nos deja el pasado es, sin duda, el préstamo de esposas. Esta costumbre que estaba profundamente arraigada en los pueblos árabes preislámicos. Se trataba de una práctica principalmente llevada acabo por familias pertenecientes a las clases sociales más bajas. El objetivo era mejorar la descendencia. Así, Se elegía a varones con cualidades físicas e intelectuales que se consideraban superiores con el fin de mejorar genéticamente a la descendencia.

El sexo oral, en el pasado, se consideraba un regalo de los dioses. Puede que en eso no hayamos cambiado tanto. Tenemos la primera referencia al sexo oral de la historia en el mito de la resurrección de Osiris. Se trata de un importante pasaje de la mitología egipcia. Para recomponer el cuerpo descuartizado de Osiris, y ante la pérdida del pene, Isis esculpió en arcilla uno que unio al resto del cuerpo para devolverle a la vida a través de una felación. Sin embargo diferentes civilizaciones antiguas tenían diferentes criterios acerca de la felación. Los egipcios lo consideraba un buen hábito mientras que los romanos no.

Parece que el pasado, en materia sexual, nos ofrece sorpresas realmente increíbles. De hecho, el dildo más antiguo que jamás se ha encontrado cuenta con, al menos, 26.000 años de edad. Esto deja bastante quedado que el placer y el sexo han ocupado un lugar fundamental en todas cada una de las civilizaciones que nos precedieron.

Los mayas nos dejan una de las tradiciones más sorprendentes del pasado los padres eran los responsables de la educación de los hijos en todos y cada uno de los ámbitos. Esta formación era precisa también en el ámbito sexual. De esta manera, resultaba común te propios padres adiéstrase en el sexo a su descendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *