El sexo con robots

Sexo con robots

El sexo con robots no es que sea el futuro. Es que está a la vuelta de la esquina. Estamos en 2019 y nos estamos convirtiendo rápidamente en un mundo completamente virtual. Las automatizaciones, los robots y los simulacros de la la realidad virtual nos ofrecen una visión bastante aproximada de cómo será la vida en el futuro. Sin duda, el sexo con robots es una parte importante de ese futuro cercano.Podemos ver cómo las máquinas han ido entrando en nuestro mundo. No solo para que podamos practicar sexo con robots. Los trabajadores de las cadenas de montaje, por ejemplo, se preocupan porque, su rol dentro de una fábrica alguna vez fue parte integral del proceso de una línea de producción.

SIn embargo, ahora, no tanto. La mayoría  ya han sido reemplazados por máquinas hacen el trabajo por ellos. Probablemente, a un mejor ritmo. Y con mayor calidad, también. Eso por no mencionar que una máquina tampoco enferma ni tiene resaca.

Segimos avanzandos y ya tenemos robots que realizan cirugías en los principales hospitales. Es una locura y resulta un poco difícil de conceptualizar. Lo cierto es que según la tecnología ha avanzado, también lo ha hecho nuestra forma de trabajar. Podríamos suponers que todavía hay muchos trabajos por ahí que no corren el riesgo de ser reemplazados por esas cosas. Por ejemplo, trabajadores del sexo. Sin embargo, el sexo con robots, cada vez está más cerca.

Sin embargo, tal vez incluso las prostitutas ya no estén seguras en sus trabajos. Ha existen juguetes sexuales con formas de mujer. Parece bastante difícil de creer, pero es cierto. Una muñeca sexual se ha convertido rápidamente en la prostituta» más vendida de un burdel en Londres. Puede ser contratada a una tarifa de 73 libras la hora.

No cabe duda de que el precedente nos acerca inexorablemente al sexo con robots. Resulta especiamente significativo el hecho de que se trate un prostíbulo el que ofrezca el servicio. Las personas que eligen esta variedad robótica lo han hecho entre otras muchas profesionales de carne y hueso. Así pues, a pesar de tener a su disposición a mujeres reales, han preferido mantener relaciones sexuales con un robot sexual. Curioso. ¿No es así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.