Problemas con la próstata

Problemas con la próstata

Los problemas con la próstata aparecen en los varones a partir de determinada edad. La glándula prostática de un hombre se encuentra justo debajo de la vejiga urinaria y es responsable de producir un líquido alcalino que se mezcla con el esperma y las secreciones de las vesículas seminales para formar el semen. Normalmente, un hombre no es realmente consciente de su próstata. A menos que tenga una estimulación de la misma con su pareja. Por cierto, resulta una buena idea. Rodea la uretra a medida que sale de la vejiga. Tiene una abertura en la uretra para que el semen fluya a través del orgasmo.


Aunque la mayoría de los hombres no experimentan dificultades con la próstata hasta las últimas décadas de la vida, algunos más jóvenes también pueden desarrollar dificultades agudas o crónicas de la misma. Es importante reconocer los síntomas de las dificultades de la próstata a cualquier edad. Cuanto antes se aborden las dificultades, más rápidamente se pueden detener o revertir. Los síntomas relacionados con las dificultades de la próstata incluyen dificultad para comenzar a orinar, micción frecuente y otros relacionados con estos y con la eyaculación.

La hiperplasia benigna de próstata es la razón más común para las dificultades de la próstata. Generalmente comienzan en entre los 50 y 60 años de un hombre y continúan durante toda su vida. No solo la próstata comienza a agrandarse hacia fuera. También comienza a presionar hacia adentro. De esta manera crea más presión sobre la uretra. Cuando esto sucede, se requiere una mayor presión para comenzar a orinar. Ahí aparece la sensación de tener que presionar para que comience el flujo de orina.

Debido a que orinar se vuelve más difícil a medida que la presión continúa aumentando, llega un momento en que un hombre no puede vaciar completamente su vejiga cada vez que orina. Como ya tiene algo de orina allí, le toma mucho menos tiempo volver a llenar la vejiga y luego tiene que orinar poco después. Esto también contribuye a tener que levantarse por la noche para orinar con frecuencia. Algunas gotas de orina también pueden permanecer en la uretra. Este produce un aumento de la presión sobre la uretra que también puede interferir con la eyaculación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.