El juego de la dominación y la sumisión

Dominación sexual
El juego de la dominación y sumisión fue conocido por muchos a través de «Cincuenta sombra de Grey». Esta hisotria se centró en un hombre dominante y una mujer que se convirtió en su sumisa. Se destacaron las implicaciones sexuales BDSM de dicha relación. En consecuencia, muchas personas que leyeron los libros exploraron la esclavitud con esta dinámica  en el dormitorio. Pero ser sumiso a tiempo completo, ciertamente, no se trata de someterse por placer sexual en un momento dado. Va mucho más allá. De hecho, este estilo de vida  parece depender de formas más convencionales de fomentar una relación. Vamos a adentrarnos en las relaciones basadas en al dominación y la sumisión.


La elección de vivir como un estilo de vida sumiso parece ir en aumento. Muchas mujeres fuertes con vocación se remiten a su dominador cuando regresan a casa del trabajo todos los días. Renunciar voluntariamente a su control poniendo en primer lugar las necesidades de la otra persona. Están listas para la dominación en cualquier momento, no solo en el dormitorio.

Sin embargo, este comportamiento de dominación permanente parece contradecir la perspectiva de la gran cantidad de mujeres altamente educadas que han luchado a lo largo de los años para ser reconocidas como iguales a los hombres en todos los aspectos. A menudo, las parejas que eligen vivir así se comvierten a la forma de vida de dominación después   de varios años de convivenvia. Les ayuda a reconectarse e infundir su relación con un nuevo significado y compromiso.

Algunas personas son sexualmente sumisas pero  les resultaría difícil tener un estilo de vida sumiso. No están seguros de poder rendirse ante sus parejas en cualquier momento. Puede tener algo que ver con las diferentes personalidades. Ya no no todas caben en la dominación total. Quizás ciertos rasgos o circunstancias deben estar en juego para que tal intercambio funcione. 

Generalmente, no se vive de esta manera por necesidad, es una elección. Estas personas han elegido vivir en una dinámica de intercambio de poder las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Como todas las buenas relaciones, esta también se basa en la honestidad, la confianza, la comunicación y el respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.