El masaje tántrico

Sexo tántrico

El masaje tántrico no es una práctica sexual sin más. Ni mucho menos. No estamos ante un masaje erótico al uso. Su principal finalidad es encontrar un camino de desarrollo mental y físico a través del placer. Suena bien, ¿verdad? El masaje tántrico es mucho más que un masaje. Es una experiencia a nivel sensorial que trata de atraparnos en una corriente de energía y conexión con nuestro propio cuerpo.

Estamos, pues, ante una forma de intimidad muy especial. Sin duda, muy diferente a la cualquier otra forma de encuentro sexual que podamos experimentar. Tan es así que en este tipo de masaje no existen relaciones sexuales tal y como las conocíamos hasta ahora. Precisamente por eso podemos afirmar que se trata de una de las más exclusivas formas de intimidad.

Una de las curiosidades que presenta el masaje tántrico es el nombre que se utiliza para denominar a los genitales. El pene recibe el nombre de “ligam”. Su significado es “varita de luz.” No cabe duda de que se ha echado imaginación para conseguir la metáfora. Pero no tanto como en el caso de la vagina. El nombre que recibe es el de “yoni”. Su significado es “templo sagrado.”

Si hay algo que caracteriza el masaje tántrico es su ritmo pausado. Eso es una realidad. Resulta algo completamente imprescindible. Ha de ser una sucesión de movimientos muy lentos. Todos los movimientos han de realizarse con calma. El fin último es conseguir que tanto nosotros como nuestra pareja alcancemos un óptimo estado de relajación. Solo de esta manera el masaje será efectivo.

La práctica del masaje tántrico mejora sensiblemente el nivel de conexión de la pareja. Nada puede suponer, a nivel de pareja, una mayor intimidad que este tipo de práctica. Sin ningún género de dudas, estamos ante una práctica sexual que nos permite explorar unas nuevas maneras de acercarnos al placer y, no cabe duda, que eso supone un acercamiento de una intensidad muy superior a cualquier otra experiencia. También es necesario destacar que este tipo de práctica puede tener una incidencia positiva en la superación de problemas con la eyaculación o con la anorgasmia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.