El orgasmo normal

El orgasmo normal

Nuestra sociedad está muy centrada en el orgasmo. De hecho, muchas personas usan el orgasmo como medida del buen sexo. Con los hombres, generalmente, se asume que el orgasmo es la conclusión lógica al sexo. Aunque muchos hombres están aprendiendo cómo expandir su experiencia sexual con técnicas tántricas. En las mujeres, sin embargo, el orgasmo puede venir antes, durante y/o después del coito como parte de un repertorio completo de actividad sexual.


No hemos de permitir que nadie nos diga o nos haga creer lo que es o no es normal respecto al orgasmo. A veces, lo que no nos parece normal es, en realidad, mucho más común de lo que a los medios les gustaría que creamos. La mayoría de las mujeres solo pueden alcanzar el orgasmo por estimulación externa. Ya sea de su propia mano o de la de su pareja. Un porcentaje mucho más pequeño de mujeres puede alcanzar el orgasmo a través del coito. Y, generalmente, es solo porque han encontrado una manera de estimular su clítoris en una posición particular. Como cuando, por ejemplo, se coloca en la parte superior mientras empuja su clítoris contra el cuerpo de su compañero en un movimiento repetitivo que le permite tener un orgasmo.

La otra cosa a considerar es que para que una mujer alcance el orgasmo, por lo general, tiene que estar muy involucrada en sus fantasías. Sin distracciones. El solo hecho de estar con un compañero puede traer suficientes distracciones físicas y mentales como para que alcanzar el orgasmo sea una misión imposible.

Quizás se pueda obtener más placer si se comienza a incorporar la masturbación en los juegos previos. O en la propia relación sexual. De esta manera es posible tener algunos orgasmos junto a la pareja. De hecho se puede convertir en parte del repertorio sexual con la pareja. También es una buena idea practicar en solitario. De hecho, puede aumentar el nivel de comodidad y disminuir cualquier ansiedad o distracción mental relacionada con estar frente a la pareja sexual. A veces, podría facilitar el. Sin duda, la sexualidad es poderosa, placentera y naturalmente hermosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.