La vagina y la menopausia

Menopausia
Durante la menopausia, el cuerpo de una mujer  cambia. Las principales quejas de las mujeres: son la sequedad vaginal y otros síntomas en la vagina. Las mujeres están de acuerdo en que esta condición tiene un gran impacto negativo en sus vidas y en su autoestima. Se ve claramente en el uso de palabras y frases como «viejo» y «menos sexual» al describir cómo se sienten. La menopausia, sin dda, es un periodo de cambios clave en la vida de una mujer.

Pero ¿por qué está pasando esto? Este grupo de síntomas se conocía anteriormente como atrofia vulvovaginal. Ahora es el síndrome genitourinario de la menopausia. Abarca un grupo de síntomas molestos, como sequedad vaginal, picazón, urgencia urinaria y aumento de la frecuencia, infecciones del tracto urinario y dispareunia. Afectan a más de la mitad de las mujeres durante y después de la menopausia.

La responsabilidad de esta serie de sítomas hay que atribuírsela a las hormonas. Los niveles decrecientes de estrógeno y progesterona pueden afectar a la capa delgada de humedad que cubre las paredes vaginales.

Pueden aparecer prurito, ardor y  escozor . Todo debido a la sequedad, que puede hacer que la vagina se vuelva menos elástica . Se trata de un tipo de debilidad muscular, por así decirlo. Por si eso no fuera suficiente, es posible que haya más consecuencias de la disminución del estrógeno. Como el aumento de las infecciones del tracto urinario, ya que el estrógeno ayuda a mantener a raya a las bacterias negativas y permite que prosperen las bacterias positivas.

En definitiva, durante la menopausia, la vagina está menos lubricada. Esto hace que  pueda sentirse sensible y dolorida. Incluso puede irritarse o desgarrarse y sangrar cuando se realiza  ejercicio o tiene relaciones sexuales. Pero, irónicamente, tener más relaciones sexuales es una de las mejores cosas que se pueden hacer para tener una vagina seca.

Muchas mujeres sexualmente activas desconocen el efecto que la disminución del estrógeno que se da en la menopausia pueden tener en la vagina en ausencia de actividad sexual. La actividad sexual  promueve la salud vaginal al hacer que la sangre fluya. Lo que, a su vez, mantiene sus músculos vaginales flexibles y tonificados.

Además, la vagina puede volverse más corta y estrecha cuando no se tiene actividad sexual con regularidad después de la menopausia. Los problemas vaginales no desaparecen por sí solos, pero pueden tratarse de muchas maneras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.