El misionero: un clásico

Postura del misionero

El misionero es, sin duda, la postura sexual utilizada con más frecuencia en el mundo. Al menos cuando hablamos de practicar el coito. No es raro encontrar a personas que alardeen de ser auténticos expertos a la hora de terminar esta práctica. A menudo se suele considerar la postura del misionero como una de las más aburridas. En realidad, lo que sucede es que al ser de las más practicadas los efectos de la monotonía inciden en ella de una manera especial. De modo que, estamos ante un auténtico clásico.

La postura del misionero no ha sido conocidas siempre con este nombre. En diferentes etapas se ha conocido con expresiones como «la postura del matrimonio,» «la postura inglesa» o la postura americana. En este punto, dejamos que la imaginación de cada uno vuele para encontrar una explicación a cada uno de estos nombres.

El estado de Florida, En EE UU, prohíbe un buen número de posturas sexuales. Sin embargo, la postura del misionero es bien vista. Cuenta con el beneplácito de la ley. Resulta, cuando menos, curioso qué en un país en el Que se permite que cualquiera pueda ir armado por la calle se tenga tanto interés en prohibir determinadas prácticas sexuales.

Evidentemente, no podemos saber cuáles son las primeras posturas sexuales adoptadas por los seres humanos. Sin embargo la práctica del misionero, junto a la del perrito, tienen todas las papeletas para ser de las primeras utilizadas de forma habitual. En cualquier caso, esta afirmación no es más que el resultado de una especulación sin ninguna base, Más que la de la imaginación de este humilde escritor.

Se supone que el origen del término se debe a los misioneros que evangelizaban a los indígenas. No seremos nosotros quienes se escandalicen por los métodos de evangelización utilizados. Siempre cabe la posibilidad de que el lugar de hacerlo de una manera práctica, como cualquier mente sucia como la nuestra pensaría, se hayan acercado a los indígenas de una manera teórica, por ejemplo impartiendo clases de educación sexual. Sin embargo, no es una hipótes que cuente con demasiada verosimilitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.