Sexo y sexualidad

Sexo y sexualidad

¿Sexo y Sexualidad son la misma cosa? ¿Todo el mundo tiene sexualidad? ¿Cuándo se comienza a mantener relaciones sexuales? ¿Puedo vivir mi sexualidad libre de prejuicios, miedos y falsas creencias? ¿Quién nunca se hizo estas preguntas o al menos ha escuchado alguna de ellas en su círculo de amigos. Vamos juntos a conocer un poco más sobre este tema que está en nuestra cabeza, conversaciones, deseos y sentimientos.

Muchas personas creen que al hablar de sexualidad estamos hablando de sexo, pero es importante entender que sexo se refiere a la definición de los órganos genitales, masculino o femenino, o también puede ser comprendido como una relación sexual, mientras que el concepto de sexualidad está ligado a  todo lo que somos capaces de sentir y expresar. 

Según la Organización Mundial de la Salud :»la sexualidad forma parte de la personalidad de cada uno, es una necesidad básica y un aspecto del ser humano que no puede separarse de otros aspectos de la vida. La sexualidad no es sinónimo de coito  y no se limita a la ocurrencia o no de la sexualidad es mucho más que eso. Es la energía que motiva a encontrar el amor, el contacto y la intimidad y se expresa en la forma de sentir, en los movimientos de las personas, y cómo estas tocan y son tocadas. La sexualidad influye en pensamientos, sentimientos las acciones e interacciones y, por lo tanto, la salud física y mental. Si la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual también debería considerarse un derecho humano básico. «

Debemos comprender pues que todo lo que sentimos y vivimos sucede en nuestro cuerpo.  Por lo tanto, no es posible separar la sexualidad del cuerpo o pensar en el cuerpo sin considerar la sexualidad. Por eso, oímos tantos mensajes de control de nuestro cuerpo que tienen por objetivo controlar también nuestra sexualidad.

¿Todo el mundo tiene sexualidad? Si, después de todo, la sexualidad esta presente desde el momento en que nacemos hasta nuestra muerte. Lo que sucede es que la sexualidad humana puede transformarse a lo largo de los años, dependiendo de las experiencias que la persona se permite vivir.

Siendo así, es posible entender la sexualidad como una característica dinámica y no estática, inmutable, o sea, así como los cabellos cambian de color y de textura a lo largo de los años, la sexualidad también cambia según el tiempo pasa. La manera como nos sentimos atraídos por las otras personas también puede cambiar en intensidad, en orientación e identidad, a lo largo de la vida y de acuerdo con las vivencias que los individuos se permiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.