El cerebro y la sexualidad IV

El cerebro y la sexualidad

Nuestras entradas para establecer una relación entre el cerebro y la sexualidad comenzó en los años 50 con experimentos en animales. Continuó con el género humano. Y, finalmente, terminó con las investigaciones científicas que demostraban tendencias de género en base a la mayor o menor exposición del feto a la testosterona durante el embarazo y durante los primeros años de vida.

En este punto, vamos a volver a los animales. ¿Qué sucede en su cerebro durante la vida temprana para predecir la sexualidad posterior? La evidencia experimental reciente apunta a diferencias reales en cerebros de roedores masculinos y femeninos. En el hipotálamo, una parte del cerebro conocida por estar estrechamente relacionada con el comportamiento sexual, hay marcadores bioquímicos de ser un macho.
Estos marcadores son un resultado de la actividad diferencial de los genes. La actividad de los genes está controlada por muchos factores. Uno de ellos es si están o no suprimidos por un proceso llamado metilación. Esto implica la adición de un grupo metilo, CH3, a una posición especial en el gen. Si esto sucede, entonces el gen se desactiva.

El hecho interesante es que los eventos ambientales o internos en el cuerpo pueden influir en la metilación de ciertos genes. Esta es la base del sujeto contemporáneo llamado «epigenética». Los eventos epigenéticos pueden durar mucho tiempo. Tal vez durante toda la vida. Ajenos a la separación de «genes» y «ambiente», ya que los dos son parte de un mecanismo común.

El hipotálamo de los roedores hembra tiene mayores niveles de metilación que los machos: es decir, se suprimen más genes. Darle a estas hembras testosterona después del parto reduce esto. En otras palabras, se eliminan algunos de los marcadores de metilación, liberando esos genes para que se activen. Tales hembras se comportan más como machos. Además, administrar un medicamento a los machos pequeños para evitar la desmetilación hace que se comporten más como hembras.

Parece que el cerebro puede desarrollarse con una serie de genes en las neuronas del hipotálamo suprimidas: si esto no se altera, el individuo se desarrollará como una mujer. Esto concuerda con la visión de larga data de que la condición «predeterminada» es femenina. Sin embargo, la testosterona es capaz de eliminar las etiquetas de metilación seleccionadas, liberando así los genes que determinan el comportamiento masculino. Ahora necesitamos saber exactamente qué hacen estos genes y, aún más difícil, por qué deben especificar el género.
Pero es un comienzo, y este avance puede ser una puerta para una comprensión mucho mayor de cómo se desarrolla la sexualidad y lo que influye en ella. Por supuesto, hay otra pregunta importante: ¿se aplica esto a los humanos? Por lo que sabemos, podemos profetizar que es probable que lo haga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.