La memoria y el sexo frecuente

Memoria y sexo

Después de esto, un estudio de 2013, que también se centró en ratas macho, descubrió que la actividad sexual diaria estaba relacionada no solo con la generación de nuevas neuronas, sino también con un mejor funcionamiento cognitivo.

Si bien estos hallazgos implican que el sexo puede ser bueno para el cerebro de las ratas, ¿qué pasa con los humanos? Un estudio reciente proporciona evidencias de que el sexo también podría ser bueno para nuestro cerebro.

En este estudio, los investigadores encuestaron a 78 mujeres heterosexuales de 18 a 29 años de edad sobre su frecuencia de relaciones sexuales. Estas mujeres luego completaron una tarea de memoria común. Específicamente, se les mostró una serie de caras y palabras abstractas, que luego se les pidió que memorizaran. Más tarde, a los participantes se les dio una lista de caras y palabras, algunas de las cuales eran de la tarea de memorización y otras que eran completamente nuevas. Luego, los participantes tenían que informar si cada rostro o palabra que veían era viejo o nuevo.

Luego, los investigadores observaron si la frecuencia de las relaciones sexuales estaba relacionada con la memoria mientras controlaban otras variables. Como el promedio de calificaciones, la fase del ciclo menstrual, el uso de anticonceptivos orales y la duración de la relación. Resultó que las mujeres que tenían relaciones sexuales con más frecuencia recordaban mejor las palabras abstractas. Sin embargo, no hubo un vínculo entre la frecuencia de las relaciones sexuales y el recuerdo de caras.

¿Por qué la frecuencia de las relaciones sexuales estaba específicamente vinculada a la memoria verbal pero no a la memoria facial? Los autores creen que es porque la memoria para las palabras es una función del hipocampo. Se trata de una estructura en lo profundo del cerebro. Esta es la misma estructura en la que se identificó el crecimiento de las neuronas en los estudios mencionados anteriormente de ratas macho. La memoria para los rostros, argumentan, depende más de estructuras fuera del hipocampo, lo que podría explicar estos hallazgos discrepantes.

Otro estudio reciente que se centra en adultos mayores brinda apoyo adicional para estas conclusiones . Entre los adultos de 50 a 89 años de edad, la actividad sexual frecuente, definida en términos generales a fin de incluir también actividades distintas al coito, se relacionó con la memoria mejorada en una tarea de memoria. Tanto hombres como mujeres fueron incluidos en este estudio. La asociación de recuerdo de sexo no dependía del género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.