La educación sexual: conceptos

Educación sexual

La realidad es que la educación sexual sigue siendo poco confiable, escasa o, incluso, inexistente para muchas personas. La educación sexual debe comenzar con los conceptos básicos de anatomía y función con el fin de comprender la reproducción, pero también con el fin de comprender el placer y cómo se relaciona con la anatomía. Y las razones para esto son mucho más básicas de lo que piensas.

Es preciso ubicar cada parte del cuerpo. También conocer sus nombres. Sin los nombres correctos para cada parte del cuerpo, una persona se queda sin la capacidad de comunicarse directamente sobre sus deseos y necesidades. Digamos que una mujer desconoce la palabra vulva. En cambio, ella usa términos vagos. La comunicación vaga conduce a resultados vagos, lo cual es tan cierto en el sexo como en cualquier otra área de la vida.

Si no puedes comunicarte sobre algo específicamente con tu pareja, es posible que no obtengas lo que estás pidiendo. ¿Quién quiere perder tiempo y energía, y alejar la atención de la excitación al tener que corregir a alguien y explorar por qué salió mal? Conocer la anatomía es la base para una buena comunicación en el sexo. La educación sexual, es fundamental para que todo funcione.

Para que el cerebro trabaje con algo, debe ser capaz de tener un concepto de con qué está trabajando. Sin tener un nombre para algo o, incluso, sin saber que existe, es difícil para el cerebro conceptualizarlo. Tomemos el hermoso clítoris, por ejemplo. Si una mujer desconoce la existencia de su clítoris, no puede pensar en formas en las que le gustaría obtener placer. Puede o no ser consciente de que hay un punto en su vulva que pueda sentirse bien con algunas formas de contacto. Pero con otras formas de contacto, puede sentir un dolor incómodo o una intensidad abrumadora.

Primero debe comprender que el clítoris es una estructura separada antes de que pueda descubrir cómo dirigir la estimulación sobre él para su placer. Sin comprender que el clítoris es independiente de las otras cosas que lo rodean, puede generalizar las sensaciones a toda su vulva. Luego, si tiene una experiencia incómoda, puede comenzar a evitar recibir la mayor parte o toda la estimulación sobre su vulva y clítoris.

Usar jerga para las partes del cuerpo está a la altura de no tener un término para ellas. Cuando se trata de anatomía sexual, parece que muchas personas no conocen los términos correctos o les enseñaron un término infantil en lugar del término real. Una vez que un niño tiene la edad suficiente para escuchar y aprender los términos correctos, se introduce un elemento de vergüenza, el mensaje es que está mal o es demasiado vergonzoso usar el término correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.