Orgasmos forzados

Orgasmo forzado

¿No has oído hablar de los orgasmos forzados? Suena un poco extraño al principio, lo sé. ¿Cómo puede forzar a alguien al orgasmo? ¿Por qué querría hacerlo? ¿Y por qué se querría o se necesita un orgasmo forzado? Seguramente, si estás en una situación íntima con alguien con quien estás feliz de llegar al orgasmo, no deberías necesitar nada «forzado.» Puede sonar muy negativo, muy mal, hasta que aprendas a qué se refiere realmente la expresión «orgasmos forzados».


Los orgasmos forzados generalmente se disfrutan como parte de BDSM. En una situación de placer sexual adulto donde una persona toma el rol de ser dominante  y la otra toma el rol de ser sumisa. Se trata, básicamente de dar y obedecer órdenes. Es un escenario altamente excitante y mutuamente satisfactorio. Es un escenario que claramente requiere un consentimiento completo y activo en todo momento, altos niveles de confianza, así como medidas de seguridad tales como establecer una palabra de suguridad o aceptar el uso de semáforos.

Los escenarios BDSM no siempre tienen lugar en mazmorras sexuales o clubes pervertidos poco iluminados. Ni las personas involucradas necesitan ningún equipo específico. Cualquiera puede profundizar en el juego BDSM mientras está con su pareja desnudos en la comodidad de su propia habitación. Se trata de la mentalidad, la confianza, el elemento de control, no el atuendo, equipo o ubicación.

Hay muchas maneras en que este control o intercambio de poder se puede realizar durante una sesión de juego BDSM, una de las cuales es el orgasmo forzado. Es donde uno fuerza al otro para llegar al orgasmo más allá de lo normal. 

¿Qué obtiene la gente de ello? Disfrutar de orgasmos forzados como parte del intercambio de poder consensuado en BDSM. Es simplemente otra vía de rendición del control, desde la parte del sumiso, mientras que el dominador disfruta de tener el control y reitera ese control estimulando hasta hacer llegar al orgasmo una y otra vez. La satisfacción física, desde la satisfacción orgásmica, pero también la satisfacción mental y emocional de la que disfrutan los participantes,

Al igual que muchas actividades de BDSM, una sesión que involucra orgasmos forzados puede parecer dura, brutal y cruel para aquellos que no están iniciados en las complejidades mentales y emocionales de este mundo. Toda actividad es totalmente consensuada y se detiene de inmediato cuando el sumiso usa su palabra de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.