Ser sexualmente saludable

Vida sexualmente saludable
Ser sexualmente saludable es, sin duda, la mejor opción. Cuando las personas combinan su motivación para cambiar los problemas sexuales con una visión de la salud sexual, pueden imaginar una vida  más allá de la mera ausencia de sus conductas sexuales. A veces hablamos sobre lo que va mal con el funcionamiento sexual y cuando hay una falta de salud sexual. Sin embargo, eso no es suficiente para conseguir tener una vida sexualmente saludable.

En ocasiones, participamos activamente en ayudar a las personas a desarrollar una comprensión de la salud sexual y fomentar su crecimiento para implementar esa comprensión en sus vidas con ellos mismos o con sus parejas. A menudo surgen preguntas directa o indirectamente sobre qué es la salud sexual.

Vivimos en una cultura en la que la mayoría de los niños, niñas y adolescentes, que llegan a ser adultos, reciben educación sexual a través de sus escuelas sobre plantas y abejas, que es principalmente una explicación biológica del funcionamiento sexual y reproductivo.

Muchas personas aprenden sobre el sexo a través de la pornografía o de representaciones poco realistas que se ofrecen a través de los medios o del cine para adultos. Alternativamente, la gran mayoría de los jóvenes aprenden sobre el sexo a través de sus amigos y compañeros. Muy pocos, los más afortunados, tienen padres que les pueden enseñar educación sexual positiva. Sin embargo, esa es, sin duda, la mejor opción posible.

Desafortunadamente, 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 7 hombres han sufrido abuso sexual y su «educación» sexual se basa en el trauma. Además, muchos niños y adolescentes aprenden mensajes de sexo negativo a través de enseñanzas religiosas. Tiene sentido que muy pocos adultos en nuestra cultura realmente entiendan qué es realmente la salud sexual. Qué es aquello de tener una vida sexualmente saludable.

En 2002, la Organización Mundial de la Salud definió la salud sexual como:
“Un estado de bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad. No es simplemente la ausencia de enfermedad, disfunción o enfermedad. La salud sexual requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias placenteras y sexuales, libres de coerción, discriminación y violencia.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.