Garganta profunda, un mito del cine

Garganta profunda es un mito del cine mundial. Una mujer acude a la consulta del psicólogo porque necesita liberar toda la energía sexual que tiene acumulada, pero no consigue llegar al orgasmo. Después de analizarla, el doctor descubre que es porque no tiene el clítoris en su sitio, sino en el fondo de la garganta: garganta profunda.

garganta profunda Continuar leyendo «Garganta profunda, un mito del cine»

Mi primer bukake

Había visto muchos vídeos y me atraía enormemente participar en bukake, pero el hecho de estar con tantos tíos desconocidos desnudos… me echaba un poco para atrás. Alguna vez había participado en un trío con otro hombre, pero era con un colega con el que me iba alguna vez de putas. Una par de veces quedamos con una chica a la que nos follamos los dos a la vez, pero con él había cierta confianza.

bukkake Continuar leyendo «Mi primer bukake»

Follar con calcetines. Mi fobia sexual

Una de mis fobias más absolutas en cuanto a sexo se refiere es follar con calcetines. ¿por qué me molesta tanto follar con calcetines? Siempre he tenido muy claro que cada persona es un mundo, especialmente, en lo que se refiere al sexo. Las ganas de probar cosas nuevas y diferentes, las preferencias, o los gustos de unas personas se diferencian notablemente de los de otras. Esta diferencia no es sólo entre el sexo masculino y femenino, sino que entre las mujeres o los hombres también encontramos diferencias considerables. Hay prácticas que a uno le pueden resultar muy sexys y atractivas y, en cambio, a otros les puede provocar el efecto totalmente contrario.

hombre-calcetinesUna de las prácticas que más rechazo suele generar, aunque también cuenta con una legión de fieles seguidores, es, como ya os he adelantado anteriormente, el hecho de follar con calcetines. Si bien esta costumbre está más arraigada dentro del universo masculino, también podemos encontrar alguna fémina partidaria de esta disciplina.

Los argumentos más comúnmente esgrimidos por los detractores del uso de tan cotidiana prenda son su falta de erotismo. Llevar calcetines mientras uno hecha un polvo (supongo que el color es lo de menos) no resulta sexy. Follar con calcetines es el antimorbo personificado. El hecho de no desprenderse de toda la ropa, da la sensación de pereza  y demuestra una falta de interés por el encuentro sexual.

Continuar leyendo «Follar con calcetines. Mi fobia sexual»

El descubrimiento de la mamada canadiense

El otro día, navegando por la web, me encontré con un texto en el que se relataba la experiencia de varias personas con la denominada “mamada canadiense”. Me resultó curiosa esta categorización, lo que me hizo sentir curiosidad y me puse a indagar en el tema. Acabé leyendo varias experiencias que hablaban  de esta, para mí, nueva modalidad de felación. Curioso el nombre: “ mamada canadiense”.

mamada canadiense Continuar leyendo «El descubrimiento de la mamada canadiense»

El apasionante descubrimiento del squirting

Probablemente el squirting ha sido el culpable de uno de los mejores momentos que he vivido con el sexo. Y espero que el squirting siga acompañándome durante lo que me queda de vida sexual.

SquirtingHace unos días, manteniendo relaciones con mi pareja, tuve una experiencia increíblemente satisfactoria. Ella lo  compartió conmigo y ahora lo voy a compartir con vosotros. A otro nivel, eso sí. Como os adelantaba, el squirting fue el responsable de todo esto.

Estábamos viendo una película porno, ignorantes aún de lo que era el squirting, y, por supuesto, poniéndonos a mil. Yo, decidido a darlo todo, me fui, sigilosamente a estimular su partes bajas con un buen sexo oral. Coincidió con una escena similar de la película y fuimos mimetizándonos con ella y, al final, acabamos imitando cada secuencia que iba apareciendo en el televisor. Así fuimos llegando a una de las experiencias más intensas que recuerdo haber tenido en mis relaciones sexuales.

Parece que aquello que, accidentalmente, sucedió se llama squirting. Aunque sea desconocido por la gran mayoría, hasta hace poco por mí también, las mujeres también tienen la capacidad de eyacular. En algunos casos de forma exagerada. Dentro de la vagina se encuentran  las glándulas de Skene que, en el momento de la eyaculación, producen un líquido transparente. Dependiendo de la mujer, puede tener mayor o menor intensidad.

Por lo visto, en la parte superior de la vagina se encuentra el denominado punto G que, estimulado convenientemente, produce una inflamación, incómoda al principio y muy placentera si se tiene la paciencia y el tacto suficientes. Algunas posiciones, como en cuclillas, con las nalgas en los talones y el cuerpo hacia atrás, favorecen este tipo de estimulación en el que, ignorantes de sus consecuencias, nos estábamos introduciendo.

Continuar leyendo «El apasionante descubrimiento del squirting»

¿Cuántos sinónimos de paja podrías decirme?

Puede que la forma más conocida  y utilizada sea “hacerse una paja”, pero la masturbación masculina tiene un montón de expresiones diferentes. Aquí van unas cuantas, por orden alfabético:

pajearse Continuar leyendo «¿Cuántos sinónimos de paja podrías decirme?»

¿El punto G existe o es una leyenda?

Cómo llegar al punto G
Dónde encontrar el punto G

¿El punto G existe? Que yo lleve años intentando buscarlo sin éxito no parece que sea evidencia suficiente para asegurar su no existencia. Este debate se ha mantenido durante siglos entre los expertos. Mientras unos creen rotundamente en la existencia del punto G, otra parte de la comunidad científica continúa negándola con vehemencia. Es posible que no puedan llegar a creer en algo que nos son capaces de ver en un microscopio.

El Doctor Beverly Whipple se pasó largos años escuchando a sus pacientes sobre las cosas que ellas sentían. Aunque la ciencia no encontraba evidencias de la existencia del Punto G, las pacientes del doctor sí. Quizá no empíricas, quizá no visibles a través de un microscopio pero, sin embargo, tan reales como las sensaciones. Ante la suma de experiencias relatadas de forma apasionada se lanzó a validar aquellas sensaciones reales que experimentaban sus pacientes. Se lanzó en busca del punto G.

Continuar leyendo «¿El punto G existe o es una leyenda?»