La estimulación del glande

Una estimulación adecuada del glande puede resultar altamente satisfactoria para la mayoría de los varones. Sin ninguna duda. No en vano, el glande es una de las partes de la anatomía masculina que cuenta con mayor número de terminaciones nerviosas. Por lo tanto, el nivel de sensibilidad que puede llegar a alcanzar es muy elevado. Dada su importancia, vamos a dar algunos consejos acerca de la estimulación del glande.
Lo primro que hemos de tener en cuenta es que se trata, como ya hemos dicho, de una parte extraordinariamente sensible. Podría ser el equivalente al clítoris en la anatomía femenina. Precisamente por ello, hemos de tener extremo cuidado cuando se procede a su manipulación. Un descuido en ese sentido puede resultar realmente doloroso.
Una buena manera de comenzar la estimulación del glande es con la masturbación tradicional. La de toda la vida. Se ha de comenzar con un ritmo moderado y con extrema delicadeza. La aplicación de lubricante en las manos puede ayudar a que la fricción sea más delicada aún. De esta manera, el nivel de suavidad se verá multiplicado y crecerá el placer.
Los movimientos circulares y suaves pueden ser una buena forma de continuar con la masturbación para estimular correctamente el glande. Para ello se ha de coger firmemente con una mano el pene mientras la otra se dedica a acariciar suavemente el glande. En este punto sí se pueden utilizar los cambios de ritmo para producir aún mayor nivel de placer.
Ha llegado el momento de presionar ligeramente el glande. De esta manera, ante un miembro viril completamente excitado por los pasos anteriores, la pequeña sensación de dolor no hará otra cosa más que amplificar las sensaciones de placer que, sin duda, ya se estaban produciendo.
En el momento en que se quiera dar otra subida de intensidad a la mastrubación es posible continuar con ella olvidando los puntos más sensibles. De esta manera, cuando se retomen, el nivel de excitación será tal que, de nuevo, se alcanzará otro pico de intensidad en el ritmo de la msturbación. Sin duda, este extremo será muy agradecido por la persona que lo recibe.

La doble penetración: placer doble

La doble penetración es una práctica que, cada vez, está más extendida. Se trata, como su nombre evidencia, de una práctica sexual donde se producen dos penetraciones a la vez. En realidad, ese es el único requisito a tener en cuenta. A partir de ahí, es la imaginación de los participantes la que debe hacer el resto. Así, pues, la cantidad de variaciones con las que cuenta la doble penetración son muchas.

Continuar leyendo «La doble penetración: placer doble»

El masaje erótico

Un hombre y su propio semen

¿Es normal que un hombre pruebe su propio semen? ¿Lo has hecho alguna vez? Si es que sí, ¿en qué circunstancias? Si no lo has hecho nunca, ¿te lo has planteado? Es posible que contestes afirmativamente a la primera pregunta. Si lo has hecho, seguro que puedes contarnos qué se siente, què te motivó a hacerlo y si resultó ser una experiencia sexualmente excitante o, al menos, agradable. En realidad, es mucho más común de lo que puedes llegar a pensar que un hombre pruebe su propio semen. Continuar leyendo «Un hombre y su propio semen»

El sexo: ¿carrera hacia el orgasmo?

Algunos interpretan el sexo como una carrea hacia el orgasmo. Por supuesto, están en un gran error. Los orgasmos son algo fantástico. Desde luego. Muchos han intentado y pocos han logrado describir exactamente lo que se siente en un orgasmo. El pico de la liberación sexual, un clímax. SIn embargo, puede que esto nos llegue a confundir en algún momento y hacernos pensar que son el único objetivo en la relación sexual. Y, por supuesto, esto no es así.

Continuar leyendo «El sexo: ¿carrera hacia el orgasmo?»

BDSM: La dominación femenina

La dominación femenina generalmente provoca una respuesta firme en un extremo de la escala o en el otro. O les encanta o no quieren ni acercarse a él. Si bien la sumisión femenina ha sido acogida calurosamente por las masas, con imágenes sexualizadas de mujeres dominadoras que ahora prevalecen incluso en los principales medios, en música y películas, La dominación femenina todavía se ve como un nicho algo extremo. Continuar leyendo «BDSM: La dominación femenina»

El orgasmo vaginal

Algunas mujeres interpretan la ausencia de orgasmo vaginal como un problema. Cuando a las mujeres que les sucede esto lo perciben como algo que las limita y se lanzan a encontrar una solución, entonces tiene sentido buscar ayuda. ¿No os parece?

Algunas mujeres se plantean la cuestión de si la falta de orgasmo vaginal como un problema de origen psicológico. Este es un punto interesante para sopesar, ya que, ciertamente, hay un aspecto psicológico en el placer sexual y, por lo tanto, en muchos casos, condiciioina la capacidad de alcanzar el orgasmo.

Empezaremos por el principio. ¿Es realmente un problema el hecho de que una persona no pueda alcanzar los orgasmos vaginales? Tal vez parezca un problema, si solías poder hacerlo, pero ya no puedes más. O si sientes presión para alcanzar el orgasmo vaginal. Ya sea la presión de tu propia mente o debido a las expectativas de la sociedad y la influencia de los medios sobre cómo las personas deben desempeñarse sexualmente. Incluso si la presión viene de un compañero sexual para que puedas llegar al orgasmo de esta manera.

Si sientes que parte de tu vida sexual te está molestando, entonces ese es el problema. El hecho de que estés molesta por eso. El hecho de que está afectando a tu felicidad y, por lo tanto, a tu vida sexual. Pero, ¿la falta de alcanzar el orgasmo vaginal es un problema en sí mismo? ¿Se trata de un problema medico? De ningún modo.

Muchas mujeres no consiguen orgasmos vaginales. El sexo vaginal penetrante o el uso de consoladores o vibradores clásicos no  llevan a un orgasmo vaginal a muchas mujeres. Muchas ni siquiera dirían que no pueden lograr el orgasmo vaginal de esta manera. Simplemente, porque eso supondría que lo están intentando. O que se sienten menos sexuales debido a la falta de esta capacidad. 

SIn emargo, lo habitual es no tener estos sentimientos. Al contrario. La inmensa mayotía se sienten muy felices de experimentar placer sexual de otras maneras. Pueden llegar al orgasmo más fácilmente gracias a la estimulación del clítoris. Pero también spueden tener un orgasmo anal y un tipo específico de estimulación del Punto G.  Incluso, también se puede disfrutar de las sesiones de sexo sin ningún orgasmo.