El sexo en la vejez

Sexo y vejez

El sexo en la vejez estça tan indicado como en cualquier otra etapa de la vida de una persona. Es cierto que se habla raramente de ello. No es algo que tenga presencia aparente en nuestra sociedad. Pero eso se debe a motivos que no tienen nada que ver con lo que realmente sucede. La imagen sexualizada de casi todo que utilizan los medios para llegar al gran público, excluyen a menudo la vejez. Sin embargo, la sexualidad en la vejez resulta tan importante como en cualquier otra edad.

Que le cuerpo humano envejece con el paso del tiempo es una obviedad. Que el ser humano es un ser eminentemente seuxal, también. La combinación de estas dos afirmaciones debería llevarnos a una única conclusión: el ser humano es un ser eminentemente sexual a pesar de que con el paso del tiempo envejezca. Así puees, la vejez y el sexo son claramente compatibles.

Es cierto que el paso del tiempo hace que nuestros cuerpos cambien. La fisiología realiza su trabajo en todo nuestro cuerpo. Por supuesto, también a nivel genital. La vejez es un hecho. Los cambios que conlleva, también. Sin embargo, esto no quiere decir que nuestros miebros sexuales no sigan sirviendo para obteneer y causar placer. Ni mucho menos.

Las mujeres, disminuyen, con el paso del tiempo, su capacidad para la lubricaión vaginal. Es posible que la respuesta ante los estímulos sexuales vaya volviéndose algo más lenta. Sin embargo, las funciones básicas relacionads con el placer no sufren daños que les impidan seguir ejerciendo.

Con los hombres sucede lo mismo. La repuesta a la erección se va volviendo más lenta. Es posible que la calidad de la misma, con el paso del tiempo, vaya perdiendo consistencia. Sin embargo, la capacidad para transmitir y recibir placer sigue siendo significativa.

Los geles lubricantes y los viagras masculino y femenino son una buena ayuda para seguir disfrutando del sexo cuando llega la vejez. En cualquier caso, hemos de recordar que el coito no es la única manera de disfrutar plenamente del sexo. En absoluto. Tampoco durante la vejez. Las opciones que tenemos a nuestro alrededor transcienden de esta única posibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.