Los sueños sexuales y su significado (parte 1)

Sueños sexuales

¿Los sueños sexuales tienen algún significado? La mayoría de las personas, a lo largo de su vida, suele soñar con una enorme cantidad de cosas. Esto es así. Como en todo sucede, a veces nos gusttan más y otras menos. De hecho, en muchas de las ocasiones, en las olvidamos enseguida. Sin embargo, algunos de estos sueños son especiales. Están fueran de lo habitual. Su contenido suele llamarnos especialmente la atención. Algunos de ellos, cómo no, son sueños sexuales. Conocer si tienen algún significado es algo que, desde siempre, acompaña al ser humano.

Como ya sabemos, seguramente, la fase REM del sueño es aquella en la que aparecen los sueños. Los sueños sexuales y todos los demás. Se trata de la fase del sueño en la que el cuerpo se encuentra completamente relajado. Por lo tanto, aquí es donde se procude la mayor parte del descanso reparador. En este contexto, el subconsciente se relaja tanto que es capaz de dejar aflorar las cosas que cohíben al cerebro.

En realidad, solo el uno por ciento de los sueños que tendremos a lo largo de toda nuestra vida se pueden considerar sueños sexuales. Aunque pueda parecer, a simple vista, una cantidad menor, no debemos pasar por alto que se trata de una media de diez sueños anuales. Es verdad que, según el sexo del individuo, estos aparecen más en unas etapas o en otras. De esta manera, los varones acostumbran a tener más sueños sexuales durante la pubertad, mientras que las mujeres experimentan un mayor número durante la ovulación.

Buscarle una explicación a los sueños que somos capaces de recordar es algo que ha ocupado al ser humano desde el comienzo de los tiempos. Las explicaciones, en la antiguedad, lógicamente, han estado ligadas a las creencias religiosas. Sin embargo, a partir de los primeros estudios de Freud, la ciencia comenzó a hacer sus aportaciones en este sentido.

A día de hoy, existen una buena cantidad de estudios científicos que tratan de dar algunas explicaciones a los sueños que aparecen en nuestra mente mientras nuestro cuerpo descansa y que, a menudo, nos resulta bastante complicados de recordar a la mañana siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.