Pompeya: sexo y lupanares romanos

Pompeya y el sexo

Pompeya, sin lugar a dudas, es uno de los lugares que hay que visigtar una vez en la vida. Especialmetne porque resulta adecuado  para todos  tipo de público.Esta ciudad italiana resultó arrasada en el año 79 d.C por la erupción del Vesubio. Sin duda, se trata de una ciudad que combina Historia y curiosidades a partes iguales. Entre esas curiosidades que encierra Pompeya, podemos encontrar un buen número de referencias sexuales que nos recuerdan lo presente que está el sexo en la vida del ser humano en cualquier época.

Pompeya, pues, es un enorme museo al aire libre que permite que sus visitantes paseen por lo que fue una importante ciudad romana. Tan importante que estaba orientada, principalmente, al disfrute de sus habitantes. Observando con detenimiento se puede comprobar que se cultivaba el placer con especial dedicación.

Tan significativo resulta el componente sexual de esta ciudad, próxima a la actual Nápoles, que, en la actualidad, existe, constantemente, la intención de replicar algunas de las propuestas sexuales que estas ruinas parecen proponer. Así por ejemplo, en el año 2014, se detuvo a tres jóvenes turistas que trataban de montarse un trío sexual en las termas de Pompeya, decoradas con explícitas escenas sexuales. Innumerables posiciones sexuales son representadas en las paredes de estas termas.

Pero aquí no acaban las referencias sexuales. Ni mucho menos. En Pompeya se ha podido certificar la existencia de hasta 30 lupanares. La prostitución era común en la antigua Roma. De manera que el sexo de pago era frecuente en sus ciudades. Aún se pueden contemplar los restos de estos edificios dedicados a la prostitución. De hecho, se trata de uno de los reclamos turísticos más potentes en la actualidad.

Otra de las referencias sexuals destacadas de Pompeya es la proliferación de relieves de penes. El pavimento de la ciudad está plagado de ellos. Se cree que se trataba de una señalización que indicaba el camino hacia los lugares públicos o privados en los que se ejercía la prostitución. Sin duda, se trata de una forma de señalización tremendamente explícita. No cabe ninguna duda de la eficacia que tendría como método de balizamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.