Besos, besos, besos, besos…

Besos
Los besosestán en el cntro de cualquier relación seual que se precie. Si hay algo que diferencia nuestro sexo del sexo del resto de los animales, sin duda, eso son los besos.  ¿Alguna vez te has preguntado por qué nos besamos? ¿Cuál es la historia que existe detrás de los besos? Además de los elementos románticos y apasionados del beso, el lado científico de los besos es fascinante.

Comencemos con los aspectos físicos de compartir un beso. ¿Sabías que cuando dos personas se besan, pueden intercambiar 80 millones de bacterias? Otra buena razón para asegurarte de cepillarte los dientes primero. Dicho esto, besar es, en sí mismo, algo sorprendentemente bueno para los dientes. Simplemente anticipar un beso aumenta el flujo de saliva a la boca. Esta es una ventaja fantástica, porque la saliva que destruye la placa ayuda a eliminar las partículas de alimentos y las bacterias que causan las caries, además de neutralizar los ácidos nocivos.

El movimiento y la mecánica de los besos son casi idénticos a los de la succión, lo que pone un poco de inclinación freudiana en las cosas. ¿Qué haces con la cabeza mientras besas? ¿Te resulta más cómodo inclinar la cabeza en un sentido que en el otro? Resulta que dos tercios de las personas inclinan la cabeza hacia la derecha cuando se besan. Los académicos creen que esta preferencia comienza en el útero, otra indicación de que podríamos estar programados para disfrutar de los besos como muestra de afecto.

Una indicación contraria a esto es el hecho de que algunas culturas no parecen involucrarse en besarse en absoluto. Algunas culturas de América Central, África subsahariana, Nueva Guinea y Amazonía no muestran signos de que se practiquen besos.

Los besos apasionados llegan a usar  34 músculos de la cara, lo que puede ayudarte a mantenerte joven por más tiempo. Un pico rápido solo usa dos músculos, en comparación. ¿Sabías que tenemos un músculo para besar? El orbicular del oris es el músculo más importante en los besos, ya que permite que tus labios se frunzan listos para un beso.

Pero ¿cómo comenzaron los besos humanos? Se cree que, mucho antes de la edad de los mezcladores y procesadores de alimentos, las madres pasaban alimentos sólidos masticados a sus bebés durante el destete. De esta manera nació el primer tipo de beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.