Las adicciones y el sexo

Adicciones y sexo

Las adicciones son malas para todo. También para el sexo. Si bien puede haber algunas drogas que inicialmente mejoran la experiencia sexual, incluso ese aumento del placer es solo temporal. Una vez que una adicción comienza a afianzarse, la sexualidad de un individuo puede verse profundamente afectada de algunas maneras muy negativas. Las personas pueden perder el interés en la actividad sexual por completo o pueden ser incapaces de realizar. Hay algunos factores que pueden contribuir a la disfunción sexual causada por esta causa.


Las adicciones causan estrés y agitación emocional. Incluso antes de que el abuso de sustancias se convierta en algo diagnosticable, puede ser un problema. Comenzar a usar drogas o alcohol puede ser un medio para hacer frente a un trastorno mental preexistente, lo que sugiere cierta dificultad para controlar las emociones. Esta automedicación puede hacer que las personas piensen que se sienten mejor, pero los problemas subyacentes siguen ahí. Este tipo de agitación emocional puede aplastar el interés en el sexo hasta el punto en que puedan intentar evitar la actividad sexual o la capacidad de realmente participar en ella.

Cuando alguien intenta ocultar su problema de abuso de sustancias, el estrés general puede aumentar. El individuo estará demasiado preocupado por ocultar el uso de sustancias a miembros de la familia, amigos y compañeros de trabajo, lo que hará que la persona se sienta más tensa y estresada. Una persona que sufre demasiado estrés, incluso cuando el abuso de sustancias no es un problema, no tendrá interés en la sexualidad.

El individuo también puede descubrir que no tiene suficiente tiempo en el día para intereses sexuales entre el trabajo, las responsabilidades sociales y el uso de sustancias. Simplemente obtener drogas o alcohol es una actividad que consume mucho tiempo.

Incluso después de obtener la sustancia, es probable que el usuario pase el resto del día usándola sustancia y ocultándose de sus seres queridos. Esto deja poco o ningún tiempo para la actividad sexual, incluso si el individuo no termina desmayándose por los efectos del uso de sustancias tóxicas. Llegar a tener una adicción es una muy mala idea. Sus consecuencias son terribles a todos los niveles. Por supuesto, a nivel sexual, también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.