Lesiones sexuales para arruinar un polvo

Lesiones sexuales

Existen algunas lesiones sexuales que parecen diseñadas, exclusivamente, para arruinar un polvo. Que el sexo está lleno de aspectos que nos resultan positivos es algo tan obvio que no es necesario ni decir. De hecho, enumerarlos podría suponer una ingente cantidad de tiempo. Sin embargo, también tienen algunas cosas que nos resultan negativas. Sin duda, las lesiones sexuales son una de ellas. Tanto por el daño que nos pueden causar como a la facilidad que tienen para arruinar el polvo siguiente.

Sin duda, para los varones, una de las lesiones sexuales más habituales, escandalosas y dolorosas es la que consiste en la rotura del frenillo. A menudo, cuando la intensidad de la embestida es desproporcionada, cuando la lubricación es deficiente o cuando suceden ambas cosas a la vez, el frenillo se rompe. Cuando esto sucede, lógicamente, este comienza a sangrar. La cantidad de sangre que suele salir en estas situaciones es más abundante de lo que podemos imaginar. El dolor que supone, también.

El pene roto es otra de las lesiones sexuales que se puede dar en un varón. En este caso estamos ante un problema más preocupante que el anterior que, si bien des doloroso y escandaloso, tienen una rápida y sencilla recuperación. Si esto sucede, lo más recomendable es acudir tan rápido como podamos al hospital. A veces, en determinadas posturas y con una erecci´no muy potente pueden darse situaciones en las que caiga demasiado peso sobre el pene y este, irremediablemente, se tronche como un arbol. Sin duda, algo muy doloroso.

Otra de las lesiones sexuales más frecuentes y complicadas son aquellas que acaban en urgencias con un sujeto alojando algún objeto en alguna de sus cavidades. Con más frecuencia de la que podemos imaginar sucede algo relacionado con este problema. Hombres y mujeres acuden al hospital después de haber alojado en su vagina y/o ano objetos como hortalizas, botes de cristal, latas de refresco y, en definitiva, cualquier tipo de objeto con forma fálica.

Si bien, puede suponer pasar algo de verguenza en la recepción del hospital, resulta totalment recomendable acudir cuanto antes si se ha introducido algún tipo de objeto y no somos capaces de que salga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.