El bonobo y el sexo

Los bonobos y el sexo

Si fueras un bonobo, tendrías una vida maravillosa. Vivirías en la vieja y densa selva tropical en un lugar donde el río Congo gira suavemente. Es un lugar cálido, húmedo y fértil, y tendrías suficiente comida: fruta, hojas y lo que quisieras. Disfrutarías de la vida en el bosque con tu grupo.

No pelearías, porque hay suficiente comida para todos. Eres una multitud pacífica. Y tendrías sexo. Varias veces al día, independientemente del sexo y la edad. Sexo oral, sexo vaginal, caricias y abrazos. Tal vez solo como un corto intermezzo, pero lo suficiente como para pasar un buen rato. Es tu forma de saludar, unir, resolver conflictos y, en general, socializar con tus amigos.

No tendrías enemigos además de los humanos, pero no hay muchos de esos donde vives. En realidad, te pareces mucho a los humanos: tienes al menos el 98% de tu ADN en común con ellos.

Si fueras una hembra bonobo, probablemente estarías embarazada o tendrías un bebé que cuidar. Quien es el padre no es importante, puede que sean todos los hombres del grupo. Cuidarías de tu hijo hasta que pasen cinco años. Si es un hombre, él se quedaría contigo hasta que mueras, para que puedas tener varios hijos adultos en el grupo. Tus hijas saldrían de casa y encontrarían otro grupo cuando llegaran a la pubertad.

Como mujer, tendrías una especie de hermandad con las otras mujeres adultas del rebaño. Usted decidiría, por ejemplo, quién debería tener la fruta más deliciosa. Si tuvieras un estatus alto, tus hijos también lo harían, hasta que murieras. Luego perderían su posición heredada en el grupo, para nunca recuperarla.

Si fueras un hombre y te encontraras con otro grupo de bonobos, tú y los otros hombres formarían un frente contra los demás, y todos gritarían y harían mucho ruido. Pero no se matarían unos a otros. Mientras tanto, las mujeres de ambos grupos se reunirían, y cuando tú y los otros hombres terminaran de gritar, todos estarían juntos en un gran grupo comunitario. Disfrutaríais juntos y tendrían relaciones sexuales entre los grupos en una semana, para volver a tomar caminos separados después.

¿Los chicos del otro lado del río? Bueno, vivirían una vida completamente diferente. No serían bonobos, sino chimpancés y gorilas. Tendrían que pelear por la comida. No tendrían sexo con nadie en el grupo y no por diversión en absoluto. Las mujeres no tendrían nada que decir con respecto a cuándo y con quién tuvieron relaciones sexuales.

Solo tenían que aceptar lo que hicieron el macho alfa y los demás. Serían los más bajos de la jerarquía y los hombres los tratarían brutalmente. El macho alfa mataría a los bebés que no ha engendrado. Los hombres tendrían que cuidar sus espaldas y estar siempre preparados para defender su posición en la jerarquía. Entre diferentes grupos, habría guerras de pandillas violentas y sangrientas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.