Hacer una buena mamada

Mamada
Hacer una buena mamada no solo es una experiencia increíble para quien la sufre, sino que también puede ser totalmente enriquecedora para quien la realiza. Y como todo en el sexo, no hay una forma correcta o incorrecta de realizarla. Sin embargo, hay algunos trucos del oficio que podemos enseñarte para prepararte en el camino hacia la mamada brillante.

¿Quieres darle una mamada increíble que no olvide en un tiempo? Tanto si eres un novato como si estás buscando nuevas ideas para cambiar un poco las cosas, estos son nuestros  consejos para que des la sorpresa.


No lo pienses demasiado. Eso es lo primero. Consejo número uno: no lo pienses demasiado. En lugar de preocuparte constantemente de si lo estás haciendo bien o no, intenta relajarte. Si no estás relajado o relajada, entonces probablemente no te sientas cómodo o cómoda. Como resultado, tu pareja podría no sentirse cómoda tampoco. No olvides que buscas dar una buena mamada.

Probablemente, le va a encantar el hecho de que estés ahí abajo. Así que recuerda, tienes el control, diviértete y relájate. Si no estás seguro acerca de tu técnica o si estás disfrutando de la mamada que está dando, hablar con tu pareja y obtener comentarios puede ser muy útil. No tengas miedo de detenere y preguntar qué le gusta y qué no le gusta, qué está disfrutando y qué no está disfrutando tanto.
Comienza despacio. Vale la pena recordar que las mejores mamadas no han terminado en un instante. No te apresures, comienza lentamente. Sí, mantener un ritmo regular con la boca puede ayudar a desarrollar un orgasmo alucinante, pero no hay necesidad de mover la cabeza sin parar.

Comenzar lentamente no solo te dará tiempo para aclimatarte y encontrar un ritmo viable, sino que también significará que puede hacer que la mamada sea más sensual. Que dure más y que la experiencia sea más memorable.
Varía la profundidad. Ahora no estamos diciendo zambullirse con una garganta profunda, pero ¿por qué no jugar con profundidad? Intenta cambiar entre succiones superficiales, con solo la punta de su pene entre sus labios, y otras más profundas. Podrías comenzar con todo lo superficial, luego pasar a una mezcla de poco profundo y profundo una vez que hayas aumentado tu confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.