Hugh Hefner y el imperio Playboy

Huhg Hefner

Que Huhg Hefner y el imperio Playboy  han influído en áreas de mi la vida de un gran número de personas en todo el mundo, es un hecho. También lo es el crecimiento exponencial que la marca Playboy experimentó a partir de una revista. Pasando por la Mansión Playboy hasta acabar siendo un  imperio global. Y detrás de todo esto estaba el nombre de Hugh Hefner.A través de los años de exploración sexual y de aumentar la conciencia, Playboy fue una referenci a en la cultura pop como la mejor revista para adultos.  Para los adolescentes de varias generaciones, fue la revista clandestina favorita. Algo que, ahora, muchos recuerdan con nostalgia.

Para una parte de la sociedad, Playboy no significó nada más que un símbolo de la cosificación de las mujeres. Para ellos hugh Hefner también representa un importante personaje destacado. Sin embargo, ellos lo destacan en otro sentido.

El comportamiento de toda una sociedad durante décadas, en realidad, no se debía únicamente a Playboy. Esto también es un hecho. Al fin y al cabo, los iconos populares de una época no hacen más que representarla. Nos da una idea de lo que estaba sucediendo dentro de ella. No cabe duda que el Playboy de Huhg Hefner explica my bien algunos aspectos de la sociedad que la mantenía.

A medida que pasaron los años, hemos ido escuchando mencionar a Playboy  en la cultura pop y en las conversaciones con más frecuencia. En realidad, la revista Playboy pasó de ser una referencia de broma de viejo verde de la televisión nocturna  a ser recibida también en la sociedad adulta por las mujeres.

Eel catálogo de Studio a principios de la década de 2000 supuso una auténtica transformación de Playboy que realmente sorprendió a todos. Había páginas y páginas dedicadas a la mercancía de Playboy, y no es a que sacaran  novedades con temas para hombres, también había regalos rosas ​​y brillantes, diseñados para mujeres. Todo, desde zapatillas mullidas, batas y pijamas, hasta juegos de cama, papelería o lámparas de noche. De pronto, Playboy pasó a ser una marca establecida. Huhg Hefner, por supuesto, estaba en el centro de esa transformación.

Esto sacudió la creencia inflexible del joven de que la revista Playboy era la bandera malvada que ondeaban los hombres opresivos y cosificadores. Hugh Hefner había utilizado su perspicacia comercial, y sin duda la del gran equipo que lo rodeaba, para dirigir a la corporación hacia una aceptación universal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.