Zonas erógenas que deberías conocer (parte 1)

Sobre las zonas erógenas
Hay algunas zonas erógenas que deberías conocer. El sexo es mucho más que el pene y la vagina. EN contra de llo que mucha gente puede pensar. De hecho, muchos de nosotros olvidamos que hay zonas erógenas en todo el cuerpo. Además, sorprendentemente, estos puntos calientes son similares tanto para hombres como para mujeres. La próxima vez que te  pongas a ello, intenta explorar cada centímetro del cuerpo de tu compañero en el camino, en lugar de dirigirte directamente a lo obvio. Comencemos con las  zonas erógenas que necesitas conocer.

En primer lugar, por supuesto, los labios. Dado que el beso suele ser el punto de partida para muchas personas, enfocarse un poco más en los labios de tu pareja los ayudará a calentarse . Sin ninguna duda. Elige un recorrido lento al estilo de una película. Besa los labios de tu pareja y frota suavemente tu lengua contra la suya.  Si tu pareja responde bien, intenta chuparle también el labio inferior.

Una alternativa es la siguiente: acaricia y masajea sus labios con los tuyos. Después intenta presionarlos juguetonamente uno encima del otro. Mordisqueándolos suavemente o, incluso, usando un pulgar para acariciarlos.

El cuello y clavícula son otras de esas zonas erógenas más desconocidas. El cuello y la nuca contienen tantas terminaciones nerviosas que ,para algunas personas, un ligero toque en el cuello es todo lo que se necesitan para activarse sexualmente.

Puedes probear esto: alterna entre besos en el cuello y suaves mordiscos con los dientes. El contraste es extremadamente excitante. También puedes agregar un poco de aspereza aquí, mordiendo y chupando. Siempre que veas que a tu pareja le gusta.

Una alternativa puede ser esta otra: intentar trazar recorridos con tu lengua desde la abolladura detrás de la clavícula hasta el cuello. Sin duda, es una prácrica que resulta tremendamente excitante para muchas personas.


Las orejas son otra zona erógena no tan conocida. La parte más sexy del oído para muchos es el lóbulo, mientras que para otros susurrar cosas dulces es el camino a seguir. El juego en la oreja no es para todos. Especialmente si tu amante ha tenido una mala experiencia antes relacionada con ellas. Esto puede hacer que se estremezcan, así que prueba las aguas primero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.