La liberación sexual del orgasmo

Liberación sexual

La liberación sexual del orgasmo ha cambiado todo. Un órgano sexual pasa por un ciclo de excitación. Inicialmente está desarmado. Esto significa que el pene está flácido y la mujer no percibe ninguna sensibilidad en su región pélvica. Ambos sexos experimentan tumescencia cuando se excitan. A medida que la mente responde al erotismo, la sangre fluye hacia el órgano sexual provocando una acumulación gradual de tensión o presión. Una erección le da al hombre una fuerte necesidad de tener relaciones sexuales. Una mujer solo es consciente de la tumescencia del clítoris si está a punto de masturbarse.

Una vez que una persona es consciente de su excitación, puede estar motivada para estimular su órgano sexual. Una persona aprende de la experiencia que si masajea su órgano sexual, puede alcanzar el orgasmo. La liberación sexual es fundamental. Una persona enfoca su mente en algún aspecto del erotismo que sabe que ha provocado que se excite en el pasado. La excitación es biológica  para un hombre más joven. Las mujeres solo generan suficiente excitación para el orgasmo al hacer un esfuerzo consciente para concentrarse en escenarios explícitamente eróticos.

A medida que nuestra mente responde al erotismo, la sangre fluye hacia los cuerpos cavernosos dentro del órgano sexual. Los cuerpos cavernosos se encuentran dentro del eje del pene y dentro del cuerpo del órgano interno del clítoris. Gradualmente nos volvemos conscientes de esta excitación física. Pero la evidencia y las sensaciones de excitación física son mucho más fuertes para los hombres que para las mujeres.

Para una quinta parte de los hombres (22%), el orgasmo es principalmente una reacción genital, mientras que casi la mitad de los hombres (45%) tienen algo de acumulación. Las cuatro variaciones restantes son similares a las dos primeras, pero pueden incluir temblores adicionales, desmayos, movimientos frenéticos, convulsiones, colapso, risa y conversación. La respuesta orgásmica de las mujeres es menos dramática y mucho menos intensa.

Llegamos al orgasmo masajeando el falo, específicamente el flujo sanguíneo dentro del órgano eréctil. Usamos una técnica de compresión para masajear los cuerpos cavernosos dentro del órgano sexual. Un hombre usa el pulgar y los dedos de su mano para presionar firmemente los cuerpos cavernosos, que se encuentran dentro del eje del pene. Una mujer usa los dedos de ambas manos para presionar firmemente y masajear los cuerpos cavernosos dentro del órgano interno del clítoris.

Este movimiento de masaje se continúa rítmicamente hasta que se alcanza el orgasmo. La estimulación manual del órgano sexual se combina con una tensión de los músculos de las nalgas para presionar el órgano interno desde atrás. Todo el cuerpo está tenso y la mente concentrada en alcanzar el orgasmo. El orgasmo implica una liberación de tensión que se acumula a medida que la persona se excita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.