El mundo de los roles sexuales

Roles sexuales

El mundo de los roles sexuales es más amplio de lo que pudiéramos pensar. La vida primitiva, como las bacterias, se reproduce asexualmente. Pero la mayoría de los animales y plantas se reproducen sexualmente, por lo que la descendencia hereda genes de ambos padres. Incluso en las plantas, el mecanismo para permitir que el gameto masculino se una al gameto femenino está diseñado por la parte reproductora masculina. Esta es, esencialmente, la definición de hombre y mujer a nivel biológico.

Los organismos de un solo sexo producen y fertilizan sus propios huevos. El macho es un desarrollo evolutivo posterior. Los primeros organismos de un solo sexo desarrollan un falo. Luego, el desarrollo del falo varía según la capacidad de respuesta del individuo. Aquellos organismos que logran penetrar en otro individuo se convierten en machos proactivos. Aquellas personas que están dispuestas a quedar embarazadas se convierten en hembras pasivas. Todo esto tiene relación con los roles.

La evolución de los dos sexos, masculino y femenino, involucró a individuos más activos impregnando a los menos activos. Esto es fundamental para comprender que el sexo de una persona está relacionado con su tasa metabólica general. Los más activos físicamente tienden a responder mejor. Pero también la excitación psicológica se basa en identificarse con el rol masculino en el coito. El orgasmo implica una mentalidad que tiene la intención de ser el penetrador en la actividad sexual. Esto explica por qué la masturbación femenina es tan rara en la población.

La diferenciación sexual implica más que la anatomía con la que nacemos. Existen diferencias de comportamiento entre los sexos incluso en niños muy pequeños. La heterosexualidad se basa en la relación simbiótica entre hombres y mujeres. Las sexualidades masculinas y femeninas no son lo mismo. Se complementan entre sí. Varias sustancias químicas, incluidas las hormonas, controlan la respuesta emocional y sexual. Los cerebros masculinos y femeninos responden de manera muy diferente.

El rol sexual masculino es proactivo y está impulsado por la capacidad de respuesta de un hombre sobre la cual no tiene control consciente. El rol sexual de un hombre implica acercarse a las mujeres hasta que una de ellas lo acepta. Un macho está motivado para aparearse porque se excita al ver a una hembra. La mayoría de los hombres, especialmente cuando son jóvenes, se excitan de manera regular y confiable. Esta excitación toma la forma de una erección firme, que están motivados a disfrutar obteniendo la estimulación del pene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.