El tantra para mujeres

Tantra

Al aprender el tantra para las mujeres, se hace evidente con bastante rapidez que la mujer tiene una responsabilidad considerable para dirigir el flujo de la intimidad espiritual y física con el hombre. Es la tendencia del hombre a apresurarse al acto sexual. La mujer debe asegurarse de que no se descuide el vínculo espiritual. Aquí, la diosa tantra se convierte no solo en el objeto de adoración sino también en la directora del ritual de adoración tantra.

Una de las técnicas tántricas probadas por el tiempo que las mujeres pueden usar para establecer una base espiritual para un encuentro físico es lograr y mantener el contacto visual con su hombre. Si esto se hace correctamente, ella puede captar toda su atención y asegurarse de que no se desvíe del acto de adoración erótica. Ella debe recordar, incluso si él lo olvida, que una actitud de adoración es imprescindible para el sexo tántrico.

Establecer y mantener el contacto visual no es tan fácil como parece, y los intentos iniciales deben ser supervisados ​​por un maestro de tantra experimentado. Inicialmente, la impulsividad del hombre y el enfoque en el acto físico seguramente abrumarán todos los esfuerzos de la mujer por mantener sus ojos en los de ella. El nerviosismo y la vergüenza mutuos también pueden frustrar el contacto visual amoroso y sostenido. La constante tranquilidad y las instrucciones del maestro de tantra ayudarán a ambos a concentrarse en esta técnica tántrica tan importante.

El maestro de tantra puede indicar a ambos compañeros que se sienten con las piernas cruzadas uno frente al otro, a un poco menos de la distancia del brazo. Esto cierra las áreas genitales de la atención y el alcance inmediatos y fomenta el contacto visual fácil. Luego, los socios se miran mutuamente durante al menos un par de minutos. Cuando se practica con suficiente frecuencia, esta técnica de unión tántrica puede prolongarse hasta diez minutos o más.

Los ojos son de hecho las ventanas del alma. Llas parejas debidamente instruidas pueden literalmente perderse en los ojos del otro y en el amor que reflejan. Especialmente para la mujer, que anhela la atención y la adoración de su pareja masculina más que una mera liberación física. Esta es una experiencia extremadamente satisfactoria y enriquecedora.

Una vez que el contacto visual mantenido con amor ha producido los atributos necesarios de adoración y conexión espiritual, las manos se ponen en juego lentamente. Sin embargo, el estado de ánimo de adoración no debe ser interrumpido por una repentina búsqueda de las partes íntimas del otro.

En cambio, los socios pueden proceder a acariciarse lánguidamente el uno al otro con el brazo extendido. Manteniendo la postura de piernas cruzadas y también el contacto visual. Otros diez minutos de esto deberían ser suficientes para llevar el deseo físico a un punto máximo. Después, los socios pueden abandonar la postura de piernas cruzadas y estirarse uno al lado del otro para un encuentro erótico en toda regla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.