Fetiches sexuales: lucha libre

Lucha libre

La gama de fetiches sexuales es extensa e incluye algo para todos los gustos. Uno de los fetiches sexuales más populares involucra la lucha libre, ya sea como espectador o como deportista participante. Los hombres que disfrutan de este fetiche en particular pueden necesitar tomar las medidas adecuadas para el cuidado del pene al practicarlo, pero puede proporcionar una emoción erótica que vale la pena para muchos.

En realidad, es bastante fácil entender por qué la lucha tiene un atractivo sensual para muchos hombres. Después de todo, la actividad involucra a participantes que típicamente usan poca ropa o, alternativamente, ropa ceñida. En cualquier caso, sus cuerpos se exhiben de manera prominente. El esfuerzo en la lucha crea sudor y gruñidos, que imitan la sensación que muchos hombres encuentran durante los ejercicios sexuales rigurosos. Y los cuerpos de los participantes se retuercen y se retuercen de una manera que se describe fácilmente como sexual.

Si bien muchos hombres miran la lucha libre, ya sea masculina o femenina, simplemente por el placer de ver un evento deportivo exagerado, muchos también disfrutan de la excitación que crea esa visión. Y mientras que muchos hombres que participan en la lucha libre lo hacen sin ningún interés sexual, otros encuentran que el contacto corporal cercano conduce a una intensa excitación.

Definir exactamente cuándo un interés se convierte en fetiche es difícil. Sin embargo, parece lógico que si un hombre mira o participa en la lucha libre principalmente porque hace que se sienta sexualmente comprometido. Se está entregando a un fetiche basado en la lucha libre.

No hay nada de malo en esto, siempre que las circunstancias sean tales que cualquier acción que tome en términos de participación sexual ocurra en un entorno consensual apropiado. Hay muchos de estos.

Por ejemplo, a veces un hombre puede pagar para luchar con otra persona. Con el entendimiento explícito de que se va a excitar sexualmente al hacerlo y puede actuar sobre la base de esa excitación. De manera similar, un hombre también puede optar por pagar para ver a otras dos personas luchar. Entendiendo que tiene la intención de masturbarse mientras mira. En cualquier caso, los luchadores pueden vestirse o no, dependiendo del arreglo que se haya hecho de antemano.

Por supuesto, muchas veces dos parejas pueden participar en una lucha sensual por su cuenta. Como parte de su propia relación sexual. En tales casos, se deben establecer sus límites en cuanto a lo que es aceptable y lo que no lo es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.