Sobre la adicción al sexo

Adicción al sexo

La adicción al sexo puede deducirse de algunas alarmas. Una persona que usa la actividad sexual, ya sea el coito, viendo pornografía, sexo telefónico, salas de chat, prostitución o masturbación como un agente adormecedor, algo para evitar que se sienta mal, puede tener una adicción al sexo. Otros indicadores de que el comportamiento sexual está causando problemas al adicto incluyen que su cónyuge se enoje por su comportamiento o que se hayan endeudado por el pago de líneas telefónicas de sexo o sitios de pornografía en Internet. Otro factor clave es que el adicto ha intentado dejar de participar en el comportamiento sexual, pero ha fallado. Cuando todas estas cosas se unan, es hora de pedirle ayuda a un profesional.

Muchos adictos al sexo han informado que pueden controlar su comportamiento sexual a través de una variedad de métodos de tratamiento. Algunos asisten a instalaciones de rehabilitación intensiva. Otros van a sesiones de terapia. Asisten a reuniones de los 12 pasos o usan medicamentos y una serie de otras técnicas para controlar su comportamiento sexual. Esto puede incluir encontrar una persona de confianza que actúe como socio responsable. O para los adictos a la pornografía, puede significar el uso de programas informáticos que bloquean la pornografía.

A diferencia de las dependencias químicas relacionadas con el alcohol o las drogas, el sexo se reconoce como un aspecto saludable de la vida. El tratamiento para la adicción al sexo, si bien implica un período de abstinencia, busca controlar la actividad sexual perjudicial y no deseada hasta donde ya no cause daño. Puede llevar a dejar de ver pornografía y otros comportamientos básicos. El objetivo es detener los comportamientos dañinos, pero ciertamente no renunciar al sexo.

A decir verdad, hay algunos expertos que no sienten que la adicción al sexo sea real. Dicen que es más un producto de normas y costumbres sociales en conflicto. Otros dicen que la adicción al sexo existe pero no sienten que se ajuste a la definición de adicción de la misma manera que lo hace la adicción al alcohol o las drogas. Para un adicto al sexo que busca tratamiento, puede ser un punto discutible.

Para recibir tratamiento, primero uno tiene que reconocer que tiene un problema. Después, dejar de intentar usar su propia fuerza de voluntad para controlarlo. Muchas personas han buscado tratamiento para la adicción al sexo y han informado de resultados. Gran parte de las críticas sobre su validez se han dirigido a celebridades envueltas en escándalos sexuales públicos y no son análogas a la persona promedio que no vive en el ojo público. La adicción al sexo es real y alguien que lucha con comportamientos sexuales no deseados ciertamente puede dar fe de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.