Nuestro cuerpo y nuestro hogar

Nuestro cuerpo

Nuestro cuerpo es nuestro hogar. Tanto para la vida como para el sexo. Cierra tus ojos. Respira, exhala lentamente y sumérgete en tu cuerpo. Sigue respirando lenta y suavemente y deja que tu mente deambule por el interior de tu cuerpo. ¿Qué notaste? ¿Qué sientes? ¿Existe una sensación de comodidad, tranquilidad, satisfacción? ¿Te sientes como en casa en tu cuerpo?

Realmente somos tortugas, llevando nuestro hogar con nosotros. Habitamos nuestros cuerpos. Viajamos por la vida en nuestro cuerpo. Experimentamos la existencia a través de nuestros cuerpos. Sin embargo, ¿nos sentimos cómodos en este hogar? Mucha gente no lo hace. Están desconectados de su cuerpo. Existen dos motivos principales para esto.

En primer lugar, por estar demasiado en nuestras cabezas. Priorizar el pensamiento sobre el sentimiento, el cerebro sobre el cuerpo. Estas personas viven sus vidas en sus cabezas. Son una cabeza que camina con un cuerpo ahí abajo en alguna parte. Hay poca integración. Estas personas dependen de sus cerebros, pero al estar desconectadas de sus cuerpos, no obtienen la información que sus cerebros necesitan para estar en el mundo. Esto conduce a la ansiedad en el peor de los casos y a una reducción del placer y el disfrute en el mejor de los casos.

La segunda razón es cuando las personas tienen emociones negativas asociadas con sí mismas. A diferencia del primer tipo que está en sus cabezas y no siente sus cuerpos, este segundo tipo no está en sus cuerpos porque está observando sus cuerpos desde afuera. Con esta observación externa viene una gran cantidad de juicio y con esos sentimientos de vergüenza y disgusto, incluso aversión.

Ambas actitudes hacia el nuestra persona son completamente comprensibles en nuestra sociedad. Separamos la mente del resto, alabando la cognición sobre los sentimientos. Y donde durante tantos siglos el cuerpo fue visto como vil y malo, particularmente el femenino. Agregue a esto el hecho de que los cuerpos se juzgan por su apariencia, particularmente los cuerpos femeninos. Si no te ves de cierta manera, tu cuerpo está mal y mal y deberías avergonzarte de ello. Así que «miramos» nuestros cuerpos con ojos críticos en lugar de sentir dentro de nuestros cuerpos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.